El fiscal pide 26 años para una banda que vendía droga y robaba

lugo / la voz

LUGO

El grupo de 7 personas tenía su centro de operaciones en Ribadeo

06 abr 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

Los siete integrantes de una supuesta red dedicada a la comercialización de droga y también a robos se enfrentan a una petición de más de 26 años de cárcel por parte del fiscal. La acusación pública rebajó la pena que pedía para algunos de los acusados después de la celebración de la vista que tuvo lugar a lo largo de toda la jornada de ayer en la Audiencia Provincial de Lugo con la participación de numerosos letrados, procuradores, peritos y testigos.

Para el principal cabecilla de la organización, A.L., la pena de prisión solicitada es de 9 años de cárcel; para A.R., ocho y medio; para el portugués O.A., tres años, lo mismo que para I.B., a quien le retiraron una acusación de robo. La solicitud de penas más leves corresponde a J.P.A., para quien el fiscal redujo la petición a 10 meses y para J.A.D., ocho. De todos los imputados, tres de ellos tienen numerosos antecedentes penales, según el resumen efectuado por el fiscal en su acusación.

Uno de los principales acusados se dedicaba habitualmente a la venta de droga, principalmente hachís y cocaína, realizando estas actividades en su vivienda situada en la avenida de Calvo Sotelo, en Ribadeo. Según el fiscal, para poder distribuir de forma discreta una mayor cantidad de sustancias y también colaborar en la comisión de otros delitos se rodeó de una red en la que figuraban otros acusados.

Los consumidores de drogas solían contactar con el cabecilla a través de su teléfono o el de su novia, aunque también hacían repartos personalmente. Incluso remitían a otros distribuidoras para poder aprovisionarse de estupefacientes. La droga que se vendía principalmente en la zona de Ribadeo provenía de Pontevedra o Asturias.

En un registro efectuado en el piso de Ribadeo, donde estaba el centro de operaciones, la Guardia Civil se incautó de numerosos efectos y también de drogas.

Otros acusados hacían las funciones de vendedores de droga. La sustancias supuestamente se las entregaba el cabecilla del grupo.

Pero, además, de la actividad ilícita relacionada con la droga hay otros hechos delictivos atribuidos a algunos de los acusados por parte del fiscal. Así, en mayo de 2008 uno de los imputados supuestamente cortó el cierre de alambre de una obra de construcción sita en la avenida Rosalía de Castro de Ribadeo y forzó la cerradura de una caseta en la que se guardaban diversas herramientas, parte de las cuales desaparecieron.

Además, de una caseta de obras situada en San Miguel de Reinante también se llevaron una caja de herramientas. Este robo fue realizado aprovechando las vacaciones de Navidad.