Un paseo por Os Ancares con el belén artesanal de Becerreá

La iglesia del Santo, que alberga la muestra, es un templo del siglo XII situado en un entorno de gran valor paisajístico


becerreá/la voz.

Olimpia León comenzó añadiendo al belén de la iglesia del Santo, en Becerreá, una reproducción del propio templo románico, realizada con pequeños bloques de piedra que moldeó a partir de la caliza abundante en el entorno. Luego incorporó una casa rural, y a lo largo de los diez años siguientes fue elaborando a mano nuevos elementos de la arquitectura y forma de vida de la montaña, hasta conseguir un belén artesanal ambientado en Os Ancares, que es además un completo museo etnográfico de la comarca.

Porque en el Nacimiento del Santo están representadas las pallozas características de Os Ancares, de origen prerromano; el hórreo de planta cuadrada típico de la zona; o el cortín, esa construcción de planta circular y a cielo abierto que todavía se utiliza para proteger las colmenas del oso, especialmente en el valle del río Rao.

La obra de Olimpia recoge también muestras de la actividad económica y los oficios tradicionales de la zona, con reproducciones de la huerta, la panadería, la cestería o la carpintería, en la que un San José animado golpea sin pausa el martillo y que es la novedad que la autora ha preparado para la presente edición.

Alegoría

Hasta una alegoría de la feria con los puestos ambulantes y las pulpeiras ambienta el Nacimiento del Niño inequívocamente en Os Ancares, donde el calor de la lumbre protege de los rigores de un invierno probablemente un poco más duro que el de las lejanas montañas de la Cisjordania palestina.

Aunque la piedra, la pizarra y la paja, dominan la panorámica general del belén, compuesta por las construcciones típicas de la comarca, la otra gran virtud de la muestra es el cuidado del detalle. El visitante puede recrearse en los chorizos curándose al humo en el interior de una palloza, el calor del fuego de la lumbre, el pulpo cociéndose en ollas de cobre, pequeños panes al horno, mazorcas de maíz en los hórreos o tallas en miniatura resultado del trabajo de José el carpintero.

Realismo

Esta recreación minuciosa de las escenas del día a día que dan forma a la vida tradicional de la comarca, aportan a la obra de la artista autodidacta un realismo que parece sacado de las pinturas de Velázquez.

Por otro lado, después de doce años, el nacimiento de Olimpia León se ha convertido en el más emblemático de la comarca ancaresa. La artista ha montado la propuesta para la presente edición con la colaboración de la Asociación Cultural Zoela, y puede visitarse desde hace varios días, como viene siendo tradicional, en la iglesia del Santo, a un kilómetro de Becerreá. Aunque la muestra permanecerá abierta, el teléfono de contacto es 627 817 720.

Grandes dimensiones

Además del Belén, la propia iglesia que lo alberga y su entorno constituyen una excelente propuesta turística para aprovechar una jornada de vacaciones con toda la familia. «La iglesia está datada en el siglo XII y es uno de los valores históricos del municipio. Tiene unas dimensiones mayores que la generalidad de los templos rurales del románico, debido a que alberga el santuario en honor al Santo Ecce Homo», explica Alberto Alonso, historiador y miembro de Zoela.

A tan solo tres kilómetros las aldeas Cruzul y Agüeira, ambas en la antigua N-VI, están englobadas en la Red Natura y exhiben un exquisito patrimonio natural. Una veta de roca caliza excepcional en Galicia aporta características singulares al paisaje, como las encinas de Cruzul o el souto de Agüeira.

En este último, lugar conocido por los vecinos como Os Grobos, los viajeros pueden disfrutar de un apasionante paseo entre las piedras gigantes de modelado calizo con formas aleatorias que dibujan una especie de ciudad encantada en Becerreá y que despiertan la imaginación de niños y de adultos.

Puente neoclásico

No puede pasarse de largo sin reparar en el puente de Cruzul, neoclásico de finales del siglo XVIII, para el que el Concello ha solicitado la catalogación como BIC (Bien de Interés Cultural). Cuenta con una altura de unos 30 metros sobre el río y fue una de las principales obras de ingeniería de la época, resultado del afán de Carlos III por modernizar las carreteras españolas. Presenció un episodio de la Guerra de la Independencia en 1809 y también el paso de la reina Isabel II.

Son visitas todas muy accesibles desde la autovía y que no presentan dificultad física, por lo que son ideales para realizar con niños de todas las edades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Un paseo por Os Ancares con el belén artesanal de Becerreá