La reunión para reordenar O Garañón acaba sin acuerdo y sin continuidad


Sin acuerdo ni previsiones de que sigan las negociaciones. Así finalizó ayer la segunda, y probablemente última, reunión de la comisión creada para tratar de reordenar la edificabilidad en la unidad de actuación CS-5, es decir, en la finca O Garañón, al pie del parque Rosalía de Castro. Asistieron representantes de la empresa promotora, de los grupos municipales y de la Consellería de Cultura, así como técnicos del Ayuntamiento. Las alternativas presentadas por el gobierno local fueron rechazadas por populares y nacionalistas, mientras que el promotor abrió la posibilidad (en la primera reunión no la aceptaba) de que una parte de la edificabilidad fuera transferida a otro emplazamiento.

La delegada de Urbanismo, María Novo, acudió a la reunión con varias alternativas bajo el brazo y una decisión: para cambiar algo sería preciso contar con el acuerdo del promotor, el visto bueno de Cultura y el apoyo de uno de los dos grupos de la oposición, ya que la modificación tendría que pasar por el pleno. Como ninguno de los dos grupos de la oposición aceptó las sugerencias del gobierno local, Novo, tras la reunión, dio por rota la negociación. Lo dijo así: «La negociación se cierra sin acuerdo». También indicó que «en principio» no prevé otra reunión «salvo que alguien cambie de postura». Señaló que el promotor valoró en más de siete millones de euros la edificabilidad correspondiente al inmueble cuya construcción está ya avanzada y del que está dispuesto a aceptar su transferencia, al menos parcial.

En síntesis, las propuestas que presentó María Novo fueron las siguientes. Una que, según la delegada, está basada, con algunos cambios (debidos a la incorporación de los datos del reciente estudio topográfico) en la idea expuesta por el perito judicial de la Asociación pola Defensa do Parque de Rosalía.

Por otro lado, se recogía, con algunos cambios, la sugerencia del promotor. Su aplicación supondría recortar la altura del edificio ya iniciado y aplicar la edificabilidad restada en los otros bloques o levantar otro de menos altura. Una variante sería suprimir el edificio en construcción y abonárselo al promotor, o bien trasladar esta edificabilidad a otra ubicación. Otra opción, supondría modificar la situación de uno de los bloques para que quite menos visibilidad desde el parque.

Otra de las propuestas suponía situar los edificios en doble bancada. Una alternativa posible, pero del todo improbable, es que no se edifique en la citada unidad de actuación. Para ello, la Xunta tendría que declarar BIC el parque de Rosalía, con lo que no se podría construir en O Garañón. Sería la Xunta la encargada de asumir la indemnización al promotor. Novo recuerda que el expediente para declarar BIC el parque está abierto en la Xunta, pero no parece que haya avances.

Novo destacó como un avance que el promotor no se oponga a trasladar alguna edificabilidad fuera de la CS-5

Votación
0 votos

La reunión para reordenar O Garañón acaba sin acuerdo y sin continuidad