Los propietarios del Pazo de Orbán lamentan el abandono del entorno de la fuente de Porta Miñá


Después de varios años de que la Xunta comenzase las obras de reforma del entorno del Pazo de Orbán y de Porta Miñá para adecuar la fuente, los propietarios del hotel lamentan el estado de abandono en el que se encuentra la zona. Los dueños consideran que la paralización de los trabajos de acondicionamiento de la fuente -propiedad, señalan, suya, pero en derecho de servidumbre para los peatones- está dañando la imagen de la ciudad y del turismo. Además, critican que se use cemento y hormigón. «Nos gustaría que llevase cantería de la época en la que fue construida», señalan los propietarios.

Por otra parte, los responsables del Pazo de Orbán piden al historiador Adolfo de Abel Vilela que no vuelva a hacer referencia a que la fuente de A Pinguela ya no se encuentra en Porta Miñá sino en la Praza do Campo. Además, afirman que tienen copia de la escritura del pazo en la que consta que las obras de construcción del edificio fueron del aparejador Lucas Ferro, mientras que para Abel Vilela es obra de González Sierra. «Que transcriba la historia como quiera, pero que deje en paz al Pazo de Orbán», señaló ayer uno de los dueños en referencia al historiador lucense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Los propietarios del Pazo de Orbán lamentan el abandono del entorno de la fuente de Porta Miñá