Palabras como «currar», «molar», «chaval», «napia» o «camelar» proceden de la lengua romanó


La lengua española depara muchas sorpresas relacionadas con los gitanos. Así, el lenguaje coloquial toma un buen número palabras del caló o romanó, la lengua de los gitanos, como explicaban ayer las orientadoras del Secretariado Xitano en Lugo. «Planteamos una sopa de letras para que la gente encuentre palabras que en origen eran gitanas y que han sido asimiladas», indicó Olalla.

Verbos como «currar», «jalar», «privar» e incluso «molar» fueron inicialmente voces calós, pero hoy en día forman parte del léxico aceptado por la Real Academia Española. Otro tanto ocurre con sustantivos como «churumbel» o «chaval», también asumidos por la máxima institución de las letras españolas.

Otras palabras como «napia», «tasca», «piño», «sobar» o «bulo» también son utilizadas frecuentemente sin conocer su procedencia.

Vocablos invasores

Los expertos señalan que en los últimos 20 o 30 años la lengua romaní o romanó ha sido invadida por cantidad de vocablos de origen español, inglés, francés y de otras lenguas europeas con las que está en contacto. Con todo, la esencia se mantiene y para un gitano, por ejemplo de Lugo, resultará fácil comunicarse con un gitano de Argentina o de Suecia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Palabras como «currar», «molar», «chaval», «napia» o «camelar» proceden de la lengua romanó