La acción de los furtivos genera pérdidas de al menos 2.000 euros por lancha


La Cofradía de Celeiro alertaba el pasado fin de semana del alto impacto que los furtivos están teniendo sobre los recursos del litoral mariñano, y ayer se sumaban el resto de lo spósitos mariñanos, que constataban que la acción de mariscadores y pescadores ilegales es onstante en la zona.

«O impacto é enorme, sobre todo nas illas, na sarón e nos Farallóns, e é moi dificil de controlar desde terra, porque acceden en zodiacs, deixan ali o paisano e despois recólleno á hora que fixan», explicó Vicente Vázquez, patrón mayor de la Cofradía de San Cibrao.

Vázquez calcula que la acción de los furtivos en Os Farallóns generó el pasado año al menos dos mil euros de pérdidas a cada una de las 17 embarcaciones de bajura adscritas al pósito. «Alí só faenamos en xullo, e cando chegamos estaba totalmente pelado de percebe. Eles saben cando abrimos a veda», explicó el patrón de San Cibrao. la actividad furtiva afecta sobre todo al percebe, pero tambiémn a otras especies marisqueras, como el centollo, «hai xente que se dedica á pesca submarina e collen o que lle coincide.

Acoso a las islas

El responsable del pósito de San Cibrao, lonja marisquera por excelencia, recordaba una actuación de la primavera del pasado año. «Daquela pillaron a un de Cedeira e a outro de Viveiro que ía coa zodiac. Foi o xefe de Inspección pesqueira tras eles, que se esconderon na ermita de San Tirso, e poideron identificalos, pero non son este sós», explicó.

Faustina Solloso, patrona mayor de O Vicedo, aseguraba que el problema del furtivismo no afecta solo a las cofradía mariñanas. «Témolo todas as de Galicia, ao marxe de que alguén o diga máis alto ou máis baixo». Solloso lamentó que la Administración presione más a los profesionales, y que no cerque con más insistencia «aos percadores deportivos, entre comillas, que fan un recurso de cartos igoal ou maior cun profesional, e dnha está esquilmando o recurso, e doutra facendo un fraude á Seguridade Social, e levándolle o pan aos mariñeiros».

La patrona mayor de O Vicedo ironiza cuando se refiere a las responsabilidades subsidiarias de los furtivos. «¿Esa xente, insolvente? Non hai tal insolvencia, pero teñen chalés, coches de luxo, todo a nome doutra persoa. ¿Qué lles levaron un traxe de neopreno e un coche collido na chatarra? Non lles importa».

Controlar a quienes compran

Así, en esta línea, Sollo insta a la Administración además a controlar a quienes compran a los furtivos. «Que controlen a quén lles compra, que [el producto] vai ilegal e sen guías; se a nós nos controlan tanto, ¿por qué no o fan con eles?».

Si bien Celeiro apuntaba que el origen de los furtivos que actúan en la zona son prinicpalmente del área de Cedeira y Valdoviño, a la hora de hablar de pesca deportiva, Solloso apuntaba que «cada vez hai máis asturianos, cando van á pesca submarina collen de todo, e algún irán a pasalo ben, pero outros non, teñen unha cara impoñente, ven unhos percebes, un lubrigante, un centolo, dalles igoal que esté en veda, e levan todo, e despois chegan ao muelle e descargan».

El principal problema al que hacen frente en Ribadeo también se centra, igual que en San Cibrao, en las islas y con el percebe. La patrona mayor ribadense, Celia Pacio, explicó que el pasado año en A Insua «cando chegamos tiñamos todo esquilmado por abaixo». Quince mariscadores, todos a pie, sufren en este caso las consecuencias de los furtivos, a pesar de los turnos de vigilñancia establecidos.

El pasado año llamaron a Inspección Pesquera o al Seprona «en catro ou cinco ocasións». Pacio considera que «é dificil collelos, nós vixiamos a pé e eles traen dous ou tres coches que camuflan», dijo Pacios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La acción de los furtivos genera pérdidas de al menos 2.000 euros por lancha