Miguel de Cervantes estaría en contra del parque de Os Ancares

La asociación contraria a los planes de la Xunta cita los antepasados del literato para justificar la propiedad de la tierra


Para la Asociación Pobos de Cervantes no solamente está clara la vinculación de Miguel de Cervantes con el municipio que lleva el mismo nombre sino que recurre a los antepasados del escritor para justificar los derechos de propiedad de la tierra de los habitantes. Esta agrupación se constituyó el año pasado para luchar contra los planes de la Consellería de Medio Ambiente de crear en esa comarca el parque natural de Os Ancares.

El colectivo considera que el área de protección natural limitará la actividad y los derechos sobre la propiedad de la tierra, motivo por el que bucearon por la historia local para justificar su existencia. «Queremos recordarlle á Xunta de Galicia que nesta zona as propiedades son privadas desde tempos inmemoriales, desde o Reino de Galicia, que ostentaban los condes, marqueses etcétera, e incluso los antepasados de la familia de Miguel de Cervantes, como el tal Pedro Bernardo Quiroga y Savedra, que en 1743 regía los dominios del entonces llamado Coto de Vilarello, hoy conocido como Palacio de Vilarello da Iglesia», dicen Manuel Alba y Fernando Santín, directivos de la asociación.

Ambos señalaron que, desde que constituyeron la agrupación, ya enviaron varios escritos a las instituciones manifestando su oposición a la creación del parque natural. Entre ellos, remitieron dos al conselleiro de Medio Ambiente pidiéndole la retirada del proyecto para la zona de Cervantes. «Ao primeiro contestounos e director xeral e o único que fixo foi seguir insistindo dun xeito inaceptable, e do segundo, a día de hoxe non tivemos resposta», afirmó Alba González.

Los directivos insisten en que la asociación fue creada «única e exclusivamente» para oponerse al parque. Están convencidos de que para la mayoría de los vecinos solo acarrearía inconvenientes, problemas graves y restringiría la vida de la gente que reside en Cervantes. Los condicionantes, según este criterio, abarcarían incluso al propio sustento económico de los vecinos, «xa que onde non teñen tal cousa, os propietarios poden dispoñer dos seus bens libremente, e co parque, non», señala Alba.

Los dos dirigentes vecinales expresan su deseo de hacerles saber a las administraciones actuales y futuras que en Cervantes «non se precisan nomes para recreo da Xunta» ni restricciones. Dicen que son necesarias ayudas para evitar la despoblación, de modo que las personas que decidan quedarse en esa parte de la provincia puedan vivir «como en calquera outro sitio», con buenas carreteras, un suministro eléctrico acorde a los tiempos presentes, con buenas comunicaciones telefónicas «que non sean a argallada de agora», saneamiento, recogida de basura y varios puntos limpios.

Acusaciones de caciquismo

Los representantes de la Asociación Pobos de Cervantes manifestaron su interés en dejar patente el descontento de los vecinos opositores al parque porque, según dicen, en fechas no lejanas fueron acusados «de todo; chamóusenos desde caciquillos, ata necios, ignorantes e egoístas. En resumen, chamóusenos de todo».

Sin embargo, dicen que en estas fechas parece que no importa tanto que sean personas de esas características. «Os mesmos que nos chamaron todo iso agora enchéronnos os buzóns de propaganda e parece que o voto dos necios tamén lles serve», dijeron Manuel Alba y Fernando Santín. Inciden en que, por la experiencia de otros parques, la creación de este sería «unha requisa en xeral e non outra cousa, porque a Xunta vende flores pero os toxos veñen despois».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Miguel de Cervantes estaría en contra del parque de Os Ancares