Las mejores sillas (y hamacas) para la playa

O para la piscina. O para el jardín. O para irte de acampada. El caso es tener un asiento donde acomodarse

Dejémonos de tonterías y aceptemos, de un vez por todas, que nos hemos hecho mayores. Que nos hemos convertido en nuestros padres. No estamos ya para trotes en la toalla, acrobacias innecesarias y lumbalgias. Llevamos varias temporadas veraniegas maltratando nuestra espalda, empeñados en leer boca abajo frente al mar. Y no, no y no: descansar las posaderas sobre lona de rayas no tiene nada que ver con perder la dignidad. Es hora de hacerse con una silla de playa. Cero dramas. Tu cuerpo te lo agradecerá. 

Y ahora, asumido el plan, ¿cuál compramos?

Tres son las cosas en las que deberíamos fijarnos a la hora de escoger asiento playero: su resistencia (es importante que nos dure más de un verano), su comodidad y su precio. Si nos ponemos exquisitos, también en su aspecto (importante el factor estético) y en sus extras (ruedas, almohadillas, reposabrazos, parasoles incorporados...). Y tres las marcas que más unidades despachan y que mejores opiniones atesoran: Crespo -española, con más de 60 años de historia y centrada en la fabricación de muebles de aluminio de alta calidad-; Alco -mayorista que trabaja con juguetes, mochilas y tumbonas de playa-; y Papillon -también española y con una importante reputación-. Estos son, actualmente, los mejores modelos del mercado:

La mejor: Alco 1-67256

Con una altura intermedia, es perfecta para aquellos -como las embarazadas o las personas mayores- a los que les resulta un infierno levantarse de las sillas de playa más bajas, las que están casi al nivel de la arena. Esta no es como una silla normal, pero está a unos 30 centímetros del suelo, y es capaz de soportar hasta 110 kilos de peso. Es ancha, pesa muy poco y se transporta fácilmente.

Por su relación calidad-precio, es una de las mejores del mercado: un modelo clásico, plegable, de diseño convencional, liviana y con una altura perfecta. Es resistente, con un esqueleto de calidad, en aluminio y fácil de desmontar, se lava con facilidad y no ocupa demasiado espacio plegada.

La silla cama: Alco 30 1-607AZ

Esta silla cama de Manufacturas Alco SA es es más bajita que la anterior -en ella te sentarás a unos 19 centímetros del suelo-, perfecta para personas de baja estatura. Cuenta con cinco niveles de postura, que se pueden ajustar en función de tu cuerpo y de tus necesidades, y uno de ellos la convierte en una silla de playa totalmente horizontal, para ponerse boca abajo. Además, tiene reposabrazos anchos y cómodos, y un asa para, una vez plegada, ser transportada con facilidad.

Sus medidas son 71 x 65 x 15,5 centímetros, 50 centímetros de ancho el asiento. Al ser de aluminio es, como la primera, muy ligera (2,5 kilos), y está fabricada en tejido fibreline, que la hace muy resistente. Además, se seca muy rápido si se moja. 

Con almohada: la Papillon Bahama

Una silla de playa reclinable, con reposabrazos y almohada. Es bastante pequeña (39 x 52 x 16 centímetros) y también muy bajita. De aluminio, liviana. Una buena opción si se busca algo básico.

La más cómoda: Uquip Sandy

Fuerte y robusta (estructura de acero), es también la más cómoda, muy ancha (58 centímetros) y con respaldo alto (60 centímetros). Pero no se puede reclinar: es una silla propiamente dicha, no una tumbona. Resiste hasta 120 kilos de peso y es fácilmente transportable: se mete en una bolsa y se puede llevar al hombro, como una sombrilla.

Los pies de esta silla de playa son extra anchos, especialmente ideados para suelos blandos, lo que le da estabilidad y la hace perfecta para no hundirse en la arena de la playa. Ideal también para irse de cámping o de festival, y como silla de pesca.

La más completa: la Tommy Bahama

Se puede transportar sujetada con la mano, gracias a sus asas, o como una mochila, colgada a los hombros. Es muy resistente  y está fabricada en poliéster. Incluye reposabrazos, amplios y cómodos, y reposacabezas. Y está llena de bolsillos: en los laterales, uno con cierre, perfecto para dejar las llaves y el móvil, y otro para refrescos, botellines de agua o cervezas; y en la parte posterior, dos compartimentos, uno para poder guardar toalla, crema solar, revistas y libros, por ejemplo, y (lo mejor) otro refrigerado, en el que caben hasta dos botellas de 1,5 litros de líquido y que mantiene la bebida fresca durante horas. 

Las más bonitas

La Cabello RBT

Plegable y de plástico. Está disponible en once colores: lavanda, verde oscuro, rojo, violeta, azul oscuro, azul, naranja, rojo claro, verde claro, verde hierba y azul claro. Perfecta para ponerla justo en la orilla.

Alco de propileno

El mismo estilo, pero un poco más barata.

La tumbona acolchada

Esta es una de las opciones preferidas por los habituales de los arenales: es como una esterilla, acolchada, con respaldo regulable. Es muy fácil de transportar: se pliega, recogiéndose con cierres de velcro y cuenta con una correa para poder llevarla colgada al hombro. El respaldo es muy cómodo e incluye un bolsillo con cremallera para guardar nuestras pertenencias. 

La funda de poliéster es resistente al desgaste, extraíble y se puede lavar. De largo mide 160 centímetros y, de ancho, 54. 

Ojo: en posición completamente horizontal es incómoda; está pensada para ser usada con el respaldo levantado. Muy útil para leer o para estar un poco incorporado, por ejemplo, vigilando a tus hijos.

La hinchable: Intex 

Vale tanto para descansar en la arena (o en el jardín) como para hacerlo en el agua. Se adapta muy bien al cuerpo (mide 188 x 99 centímetros) gracias a su diseño ergonómico y a su respaldo adicional (que puede servir de tobogán para los más pequeños).

Soporta un peso de 80 kilos. Incluye dos cámaras de aire (la válvula d ehinchado es pequeña, como la de los flotadores), un portabotellas y un kit de parches para reparar pequeños poros o pinchazos 

Las más vendidas 

Alco 604 ALF-0056

Es muy similar a la primera opción: ligera, cómoda, fácil de transportar. La principal diferencia con la Alco 1-67256 es la altura: esta es baja, desplegada queda a escasos centímetros de la arena. Y es la más vendida en Amazon, lo que ya es una garantía.

Solenny

Silla de playa regulable en color azul, con cuatro posiciones -la última deja la silla en horizontal-. Ideal para playa, piscina o jardín. Fabricada en tubo de aluminio redondo ligero (pesa 1,3 kilos), incluye asas para transportarla cómodamente. Su tejido es flexible, permite la transpiración y se seca rápidamente. Se puede dejar a la intemperie.

Sus medidas son 58 x 54 x 81 centímetros. 

 

Votación
9 votos

Las mejores sillas (y hamacas) para la playa