El georradar buscará el rastro del poblado romano de Proencia

El Ayuntamiento de Sober realizará por primera vez una prospección en un lugar de especial valor arqueológico

Las prospecciones con georradar se harán en el entorno de la iglesia parroquial de Proendos
Las prospecciones con georradar se harán en el entorno de la iglesia parroquial de Proendos

monforte / la voz

La parroquia soberina de Proendos es conocida desde hace mucho tiempo como uno de los lugares de mayor interés arqueológico del sur lucense y de toda la Ribeira Sacra. Desde el siglo XIX está documentada la existencia en este lugar de numerosos vestigios de lo que parece haber sido una importante población de la época romana -mencionada como Proentia o Proencia en algunos documentos-, pero hasta ahora nunca ha sido objeto de una investigación sistemática. El Ayuntamiento de Sober quiere dar un primer paso hacia la recuperación de este patrimonio oculto con un proyecto que se pondrá en marcha entre finales de verano y principios del otoño. Consiste en rastrear con georradar una gran parte de la cabecera de la parroquia para detectar la presencia de antiguas construcciones en el subsuelo. Con el fin de financiar esta intervención se ha reservado una partida de 20.000 euros en los presupuestos municipales de este año.

El Ayuntamiento ya contrató el proyecto con la empresa especializada Estela Arqueoloxía -que se encargará de realizar las prospecciones- y ahora está a la espera de recibir un permiso que solicitó a la Dirección Xeral do Patrimonio Cultural. El alcalde, Luis Fernández Guitián, estima que la autorización puede llegar en el plazo aproximado de una semana. Una vez conseguida, los trabajos empezarán tan pronto como sea posible. Los responsables calculan que la intervención sobre el terreno puede requerir en torno a una semana. Los sondeos con georradar se llevarán a cabo en un área de unos 41.000 metros cuadrados partiendo del entorno de la iglesia parroquial de Santa María, de origen románico. Se supone que en esta zona puede estar concentrada la mayoría de los restos de la antigua población.

Un primer paso

El alcalde señala que esta intervención es solo el primer paso de lo que se pretende que sea un proyecto más largo y ambicioso. «O que temos previsto para máis adiante, a medio prazo, é realizar escavacións e poñer ao descuberto ao menos unha parte significativa do xacemento», explica. «Pero pensamos que antes de escavar é conveniente examinar ben o subsolo con xeorradar para ver onde poden estar os puntos de maior interese», añade.

El regidor indica asimismo que en Proendos no solo hay rastros del período romano. La localidad cuenta también con un importante conjunto de petroglifos y en ella se han encontrado además muchos vestigios materiales de la época medieval. Entre ellos, un cementerio con numerosas sepulturas y algunos restos humanos que fue descubierto por casualidad en la década de 1940 y que fue investigado parcialmente por el historiador Manuel Vázquez Seijas, quien dirigió en su momento el Museo Provincial de Lugo.

Fernández Guitián apunta por otro lado que «praticamente en todas as casas de Proendos hai restos de columnas, pedras labradas e outros materiais que sen dúbida proceden de restos de construccións antigas e que foron sendo desenterrados durante séculos polos labores agrícolas». Estos hallazgos fortuitos siempre fueron algo habitual -agrega- y se volvieron más abundantes cuando se empezaron a utilizar arados tirados por tractores, que cavan a más profundidad que los tradicionales. «Todo indica que en Proendos hai unha acumulación importantísima de vestixios arqueolóxicos de épocas diferentes e hai que pensar en investigar e recuperar este patrimonio na medida do posible», dice el regidor. Los responsables municipales confían en que los sondeos con georradar previstos para dentro de poco marquen el inicio de este proceso de recuperación.

Otros enclaves en Pantón y Chantada

El yacimiento de Proendos está considerado como uno de los enclaves arqueológicos más importantes de la época romana en el sur lucense. En un nivel similar se encuentran las localidades de San Vicente de Castillón, en Pantón, y Quintá de Agrade, en el municipio de Chantada. En estos tres lugares se han localizado -la mayoría de las veces de manera fortuita- numerosos materiales pertenecientes a ese período histórico. Sin embargo, a pesar de su gran interés potencial, en ninguno de ellos se ha llevado a cabo hasta ahora un proyecto continuado de investigación arqueólogica.

En opinión de diferentes investigadores, estos tres asentamientos pueden corresponder a lo que se conoce con el nombre latino de villa -en plural villae-, un tipo específico de población rural surgido en torno a una casa de campo o granja. Estos núcleos se formaban en torno a la residencia de un propietario acomodado -que a veces podía estar dotada de lujos- y estaban habitados principalmente por los trabajadores de la explotación agrícola. Estos núcleos suelen estar asociados a las vías de comunicación romanas, como es el caso de Quinta de Agrade -mencionada como Aqua Quintina en algunas fuentes-, y además de dedicarse a la producción agropecuaria también podían servir como venta o posada.

Piezas halladas de forma casual en diversas épocas que fueron a parar al Museo Provincial

La única intervención arqueológica realizada en tiempos recientes en la parroquia de Proendos -según recuerda el alcalde- se llevó a cabo hace unos quince años después de que en unas obras públicas resultase dañada una antigua estructura constructiva que parece corresponder a un hipocausto, es decir, un sistema subterráneo de calefacción que se utilizaba en las grandes residencias romanas. Las piezas recuperadas en esa y en otras ocasiones fueron depositadas en el Museo Provincial. Esta institución custodia desde hace mucho tiempo una serie de fragmentos de vasijas y tejas de origen romano, así como restos de algunas construcciones.

La importancia de los materiales arqueológicos encontrados en Proendos -que indican la existencia de una antigua población de cierta entidad- llevó a algunos investigadores a plantear la hipótesis de que en este lugar se encontrase el legendario Castro Dactonio, la capital del antiguo pueblo de los lemavos, mencionado por varios autores clásicos. También se ha sugerido que esta población pudo encontrarse en la parroquia de San Vicente de Castillón -en el municipio de Pantón-, donde se hallaron igualmente numerosos restos arqueológicos del periodo galaicorromano.

Castro de Monforte

Otras opiniones, en cambio, apuntan que este lugar puede corresponder al monte de San Vicente do Pino, en Monforte, donde en el 2007 se encontró un importante yacimiento castreño que todavía está pendiente de investigar. En todo caso, el enigma histórico y arqueológico que supone la ubicación del Castro Dactonio sigue sin resolverse en la actualidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El georradar buscará el rastro del poblado romano de Proencia