Ribas de Sil recupera la historia de la enigmática capilla de San Antonio

Un campo de trabajo acondicionará unas ruinas descubiertas en el 2018

Las ruinas de la capilla de San Antonio fueron halladas en el 2018 en un paraje boscoso gracias a las indicaciones de una vecina centenaria, ya fallecida
Las ruinas de la capilla de San Antonio fueron halladas en el 2018 en un paraje boscoso gracias a las indicaciones de una vecina centenaria, ya fallecida

monforte / la voz

El Ayuntamiento de Ribas de Sil ya cuenta con nueve voluntarios inscritos para participar en un campamento juvenil de verano que se dedicará a acondicionar las ruinas de la capilla de San Antonio, descubiertas hace poco más de dos años después de haber estado olvidadas durante décadas. La intención del gobierno municipal no solo es facilitar las visitas a este lugar sino también intentar ampliar la información disponible sobre la antigua construcción, de la que no se sabe prácticamente nada.

Los trabajos de acondicionamiento de las ruinas se llevarán a cabo bajo supervisión arqueológica y en ellas se intentará recuperar materiales que puedan arrojar un poco de luz sobre la enigmática historia de esta capilla. Por las características arquitectónicas que se pueden apreciar en los restos que quedan del edificio -de estilo renacentista- se supone que data del siglo XVII, pero todavía no se ha encontrado ningún documento histórico que lo mencione. Así pues, se ignora cuándo fue levantada la capilla y cuándo y por qué motivo cayó en el abandono. En las cercanías están las ruinas de una aldea abandonada hace mucho tiempo, de la que tampoco se sabe mucho aparte del hecho de que se llamó también San Antonio. «Queremos investigar un pouco as orixes da capela e reunir toda a información que poidamos para recuperar unha parte esquecida da nosa historia e para mostrarlla aos visitantes», explica el teniente de alcalde Roberto Castro.

Memoria vecinal

Pese a que los restos de la capilla hacen suponer que fue un edificio de notable porte, su historia quedó tan olvidada que aunque algunas personas recordaban su existencia, casi nadie conocía el lugar en el que estuvo. Las ruinas, ocultas por la vegetación en un paraje boscoso conocido como O Santo, fueron localizadas gracias a las indicaciones de Alejandrina Álvarez, vecina de la aldea de Moredo y antigua sacristana de la parroquia de Soutordei, que falleció en el 2018 a los 104 años. El campamento juvenil de trabajo llevará su nombre.

Las actividades del campo de trabajo se desarrollarán entre el próximo día 27 y el 7 de septiembre. Roberto Castro señala que si hay tiempo suficiente, los voluntarios también podrían limpiar las ruinas del antiguo monasterio de San Clodio -en la capital municipal- y arreglar alguna zona ajardinada. «Pero a actuación prioritaria estará na capela de San Antonio e as demais actividades dependerán do tempo que leve acondicionar ese lugar», agrega Roberto Castro.

Un afloramiento rocoso de especial interés geológico en las cercanías del antiguo templo

Por el lugar donde se encuentran las ruinas de la capilla de San Antonio pasa una carretera que lleva a las minas romanas de O Covallón, que constituyen un paraje destacado del geoparque Montañas do Courel. El Ayuntamiento de Ribas de Sil aprovechará esta circunstancia para incluir los dos lugares en una misma ruta de turismo cultural. En las cercanías de la capilla, además, se encuentra otro lugar de notable interés geológico que también quedará comprendido en este itinerario.

Este último sitio consiste en un afloramiento de grauvaca, un tipo singular de roca arenisca sedimentaria formada por la consolidación de los materiales que resultan de la disgregación del granito. El mineral puede verse en una pared rocosa situada junto a la carretera que discurre por las inmediaciones de la capilla, que por otra parte no está hecha de este tipo de roca, sino de granito, que no se encuentra de forma natural en esta zona. «Coas ruínas da capela e con este afloramento teremos dous novos recursos para engadir á ruta das minas do Covallón», dice Castro.

La grauvaca aflora en diferentes puntos del municipio de Ribas de Sil. Los investigadores que forman parte del comité científico del geoparque han tratado de encontrar construcciones tradicionales en las que se haya utilizado esta roca, pero por el momento no se pudo localizar ninguna muestra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ribas de Sil recupera la historia de la enigmática capilla de San Antonio