Las minas romanas de Ribas de Sil salen a la luz de entre la maleza

Desbrozan las explotaciones de O Covallón para integrarlas en el geoparque

Uno de los antiguos pozos de prospección minera puestos al descubierto en la zona de O Covallón
Uno de los antiguos pozos de prospección minera puestos al descubierto en la zona de O Covallón

quiroga / la voz

El Ayuntamiento de Ribas de Sil prevé completar al final del verano el proceso de acondicionamiento para visitas turísticas del conjunto de minas romanas de O Covallón -en la parroquia de Soutordei- y la ruta de los miradores de la sierra de A Moá, que constituyen dos importantes elementos del geoparque Montañas do Courel. Las antiguas explotaciones mineras ya se pueden visitar en buena parte, pero el teniente de alcalde Roberto Castro puntualiza que aún queda mucho terreno por desbrozar para ponerlas totalmente al descubierto.

Desde hace tiempo, el Ayuntamiento está limpiando de maleza diversos parajes que llevaban muchos años cubiertos por la vegetación y que eran prácticamente inaccesibles. Es el caso de algunos pozos de prospección abiertos en tiempos del imperio romano para buscar filones de oro. Los socavones, que estaban rodeados de vallas protectoras para evitar accidentes, apenas se podían distinguir en el terreno.

También se está despejando la mina a cielo abierto de A Escrita, donde grandes cúmulos de cantos rodados conforman la huella más patente de las actividades mineras de la Antigüedad. Otro lugar en el que se han realizado tareas de desbroce es la entrada del túnel minero de Augas Santas, del que brota un curso de agua que los vecinos de la localidad de Lousadelas aprovecharon el tiempos para la traída y para regar tierras de cultivo. En estos lugares se han instalado varios paneles informativos que explican a los visitantes la historia y las las características de estas explotaciones milenarias. La señalización se ha elaborado con el apoyo económico de la agencia Turismo de Galicia y será completada próximamente con algún panel adicional, señala Castro.

Información trilingue

La mina propiamente llamada O Covallón, la más espectacular del conjunto, es un socavón de grandes dimensiones abierto en la ladera del monte que ya había sido señalizado hace años. Esta señalización se ha renovado para añadirle una información más detallada y para ajustarla a las normas que ahora se aplican en todo el territorio del geoparque. Siguiendo las recomendaciones de los auditores de la Unesco, los textos de todos los paneles están ahora escritos en gallego, castellano e inglés.

Todos estos parajes están enlazados por una pista de tierra que antes se encontraba en malas condiciones y de la que se ha retirado la vegetación y los cúmulos de piedra que dificultaban el paso en algunos tramos. El camino se puede recorrer ahora sin problemas a pie o en todoterreno.

Según apunta Roberto Castro, en la actualidad «os visitantes xa poden facerse unha idea das grandes dimensións destas explotacións mineiras, pero cando termine todo este proceso serán moito máis visibles e impresionantes». En algunas partes -añade- los terrenos se han desbrozado aproximadamente en un 40%. El trabajo pendiente se pretende llevar a cabo durante el verano.

El Ayuntamiento prevé acabar el proceso de acondicionamiento al final del verano

Codigos QR que darán acceso a documentales sobre la minería de la Antigüedad

Entre las acciones que está previsto llevar a cabo esta temporada figura la instalación de una serie de señales que guiarán a los visitantes desde la plaza del Concello de San Clodio, la capital del municipio, hasta el punto de inicio de la ruta de las explotaciones mineras de O Covallón. Este recorrido -explica Roberto Castro- está concebido principalmente para ser llevado a cabo en microbús. El itinerario, añade, se ha preparado mediante una labor intensiva de desbroce y en algunos lugares incluso se han tenido que podar ramas de árboles para permitir el paso de estos vehículos. «O camiño xa está preparado e o que que falta agora é dotalo de sinalización», comenta el teniente de alcalde.

Por otro lado, en los próximos meses se instalarán en todos los paneles y señales de esta ruta una serie de códigos QR que permitirán a los visitantes del geoparque acceder a unos vídeos documentales que serán realizados en breve plazo y que explicarán la historia de la minería romana en el territorio del municipio y en el conjunto de la comarca.

Ruta de los miradores

Estas actuaciones se complementarán con la señalización de una ruta que unirá los miradores geológicos de Louxoá, As Fontes, A Pómez y Pena do Ladeiro. Los tres primeros se crearon expresamente en tiempos recientes para ser integrados en el geoparque. El cuarto, más antiguo, ha sido adaptado para ayudar a los visitantes a apreciar la estructura geológica del valle del Sil. Esta señalización también estará disponible para el otoño, según prevé gobierno local.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las minas romanas de Ribas de Sil salen a la luz de entre la maleza