Quiroga abrirá el calendario alternativo de las ferias del vino

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

QUIROGA

La pandemia impedirá por segundo año que se celebre la Cata dos Viños de Vilachá
La pandemia impedirá por segundo año que se celebre la Cata dos Viños de Vilachá ROI FERNÁNDEZ

Amandi, Chantada y Pantón también cambian de fechas en un año en el que no habrá Festival do Viño de Monforte ni Cata de Vilachá de Salvadur

11 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La pandemia pasa factura por segundo año consecutivo al calendario de ferias del vino de la Ribeira Sacra. En el 2020 solo se salvó en su formato habitual la de Chantada, la más madrugadora de todas, que se clausuró solo cinco días antes de la declaración del estado de alarma. A estas alturas, la situación sanitaria no mejoró lo suficiente como para mantener esas celebraciones vitícolas en sus fechas habituales. Sober y Quiroga esperan poder sacar adelante sus ferias del vino entre los meses de julio y agosto, mientras que Chantada y Pantón, que no renuncian a organizarlas, aún no le pusieron fecha. Monforte y A Pobra do Brollón, por su parte, descartan celebrar el Festival do Viño y a la Cata dos Viños de Vilachá de Salvadur.

Quiroga se apresuró a reservar fechas en el calendario alternativo de ferias del vino. La suya, que tradicionalmente se celebra sábado y domingo de Semana Santa, queda aplazada para el fin de semana del 25 de julio. Si la pandemia lo permite, se mantendrá el formato habitual aunque con algunos retoques. «El pregón del sábado puede reunir en la feria a más de seis mil personas y eso está claro que difícilmente va a ser posible», apunta el alcalde, Julio Álvarez.

La idea es que, por vez primera en su dilatada trayectoria, la feria de Quiroga reúna no solo a los cosecheros de la zona, sino también a bodegas dadas de alta en la denominación de origen. No solo procedentes de ese municipio, sino de toda la subzona de Quiroga-Bibei, a la que pertenece también la ribera de Vilachá de Salvadur.

Homenaje a los cosecheros

Coincidiendo con las fechas en las que debería haberse celebrado de no ser por la pandemia, el Ayuntamiento organizó una serie de actos conmemorativos de la Feira do Viño de Quiroga. El pasado 26 de marzo, con motivo del cuarenta aniversario de la muestra, se abrió una exposición conmemorativa con carteles y botellas de los participantes. Ese mismo escenario acogió el Viernes Santo un homenaje a los cosecheros fallecidos, en el que se entregaron obsequios de recuerdo a sus familiares.

Sober no tuvo tanta suerte como Chantada el pasado año. La Feira do Viño de Amandi fue sustituida por una muestra enfocada a profesionales, con cata y premios a los mejores vinos, que tuvo como escenario el pasado mes de diciembre en el hotel Pazo de Sober. Este Domingo de Ramos tampoco se pudo celebrar la feria y el Ayuntamiento quiere recuperarla los días 11 y 12 de agosto, coincidiendo con la fiesta de la rosca. No obstante, la decisión final se tomará en el plazo aproximado de un mes, cuando el alcalde, Luis Fernández Guitián, se reúna con los bodegueros que participan habitualmente en la muestra.

De momento, la Feira do Viño de Amandi ya tiene cartel elegido para anunciarse. Lo mismo sucede con la de Chantada, aunque en este caso todavía no se baraja una fecha alternativa. El concejal responsable de su organización, Manuel Diéguez, explica que en marzo se acordó «pospoñela, pero non suspendela». De la evolución más inmediata de la pandemia dependerá, según señala, el formato y la elección de las fechas alternativas.

La feria de Chantada debía haberse desarrollado el segundo fin de semana de marzo. Ante la imposibilidad de celebrarla, la organización barajó en esas fechas una serie de actividades complementarias. La alternativa era ofrecer catas y visitas guiadas a las bodegas, pero esa posibilidad se descartó finalmente. Fue una decisión acertada, porque las fechas teóricas de la feria coincidieron con un endurecimiento de las restricciones por la situación sanitaria. «Xusto eses días pecharon o interior dos bares», apunta Diéguez, que en vista de ese precedente prefiere no aventurar por ahora posibles fechas.

Del calendario de ferias vitícolas de la Ribeira Sacra, hay dos citas que se descartan de nuevo por causa de la pandemia. El Festival do Viño da Ribeira Sacra no se celebrará y tampoco habrá este año Cata dos Viños en el conjunto de bodegas centenarias de Vilachá de Salvadur. La Mostra dos Viños de Pantón, por su parte no será en las fechas habituales. El alcalde, José Luis Álvarez, descarta que vaya a tener lugar en verano y sugiere la posibilidad de trasladarla a los meses de otoño. La idea, según indica, «é facer unha especie de festa da vendima».