El Meco y las Pampórnigas no saldrán este año en la romería de A Hermida

La misa será en un terreno al aire libre y en la procesión solo irán el sacerdote y los vecinos que portan la virgen

El Meco, con su característico traje rojo, y las Pampórnigas al regreso a la iglesia de una procesión
El Meco, con su característico traje rojo, y las Pampórnigas al regreso a la iglesia de una procesión

Ni los más viejos del lugar recuerdan algo así, pero la pandemia no deja otra salida. La romería de Os Remedios de A Hermida tendrá este año una procesión un tanto descafeinada en su día grande para preservar la salud de los fieles. La imagen de la Virxe dos Remedios saldrá de la iglesia acompañada únicamente por el sacerdote y los vecinos encargados de portarla. Los feligreses deberán aguardar su llegada en un terreno cercano que se utiliza como aparcamiento, donde asistirán a la misa en asientos y de forma que puedan guardar las distancias que aconseja la situación sanitaria.

Ni el Meco ni las Pampórnigas, las figuras que imprimen personalidad al singular festejo de esta parroquia de Quiroga, asomarán este 8 de septiembre durante la procesión. «Estamos moi tristes A procesión, tal e como se facía ata de agora, non se deixou de celebrar nin na guerra civil. Na parroquia hai xente de máis de cen anos que anda moi ben de cabeza e non recorda que teña pasado algo así», comenta Amparo Montenegro Díaz, presidenta de la asociación cultural, que organiza las fiestas de la parroquia quiroguesa.

La decisión de alterar el programa de actos que se repite cada año desde hace más de un siglo no fue fácil para los organizadores. «Dóenos moitísimo non facer a procesión nin a festa de campo, pero tivemos que dar ese paso por unha cuestión de responsabilidade», señala la presidenta de la asociación. La comisión valoró la posibilidad de mantener la salida del Meco y las Pampórnigas, pero se descartó por entender que «sería unha forma de chamar á xente a vir».

El Meco, en plena faena durante una de las procesiones de los últimos años
El Meco, en plena faena durante una de las procesiones de los últimos años

«Non sabemos quen pode portar o virus. Moitos veciños nin sequera estaban polo labor de baixar a virxe de altar», explica Amparo Montenegro. La imagen de la Virxe dos Remedios saldrá finamente, pero acompañada solo por el sacerdote y los vecinos que suelen portar la talla. Los oficios religiosos se trasladan al aparcamiento municipal que se acondicionó en las proximidades de la iglesia. Por su amplitud, y debido a la excepcionalidad de la situación sanitaria, se considera que es un escenario más seguro para las misas que el templo o el atrio exterior.

El apartamiento que habilitó recientemente el Ayuntamiento en A Hermida ya acoge las novenas que se vienen desarrollando en esta parroquia desde el pasado 31 de agosto en horario de mañana y tarde. Las sillas se distribuyen guardando las debidas distancias y se desinfectan al término de cada uno de los oficios. El día grande de las fiestas la disponibilidad de espacio que brinda ese terreno se hace más necesaria que en jornadas anteriores debido a la mayor afluencia de fieles. El resto de actos festivos están cancelados.

Anular los festejos no es plato de gusto para la asociación organizadora, pero alterar el formato de la procesión fue una medida especialmente difícil. «Outras parroquias poden presumir de traer mellores orquestras, pero aquí hai un sentimento especial e unhas tradicións que teñen un valor etnográfico incalculable», dice la presidenta, Amparo Montenegro.

Las Pampórnigas, en la exposición que dedicó a la romeria el Museo Provincial
Las Pampórnigas, en la exposición que dedicó a la romeria el Museo Provincial

La singularidad de la romería de A Hermida movió al Ayuntamiento de Quiroga a solicitar a la Xunta que sea declarada fiesta de interés turístico. Las figuras características de este festejo protagonizaron en el año 2014 una exposición monográfica en el Museo Provincial de Lugo. Las Pampórnigas son unos peculiares gigantes que acompañan tradicionalmente a la procesión, en la que el personaje demoníaco del Meco sacude los feligreses con una escoba de tojos.

Algunos expertos consideran que la máscara original del Meco —reemplazada en 1984 por una réplica para evitar su deterioro— podría datar del siglo XVII y creen que podría estar asociada a antiguas celebraciones relacionadas con las fiestas del Corpus. El mismo origen se atribuye a la imagen del Irrio Peliqueiro, que sale en Castro Caldelas y azota a los vecinos en la procesión de la Virxe dos Remedios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Meco y las Pampórnigas no saldrán este año en la romería de A Hermida