Un rostro de más de 9.000 años para el nuevo museo geológico de Quiroga

Una recreación de la mujer prehistórica cuyos restos fueron encontrados en una sima en 1996 es una de las novedades de la ampliación de estas instalaciones


Quiroga / La voz

El museo geológico de Quiroga cuenta desde este fin de semana con el doble de espacio y con una sala dedicada a Elba, la mujer que vivió hace 9.300 años en lo que hoy es la Serra do Courel y cuyos restos óseos fueron encontrados en una sima en 1996. Las nuevas instalaciones del que es el único museo gallego dedicado a la geología y la paleontología fueron inauguradas ayer por el Ayuntamiento, en presencia de representantes de la Xunta y de los ayuntamientos de la zona y científicos cuyo trabajo sentó las bases del geoparque Montañas do Courel.

Las obras que se llevaron a cabo en los últimos meses permitieron duplicar el espacio expositivo de este museo, de los 120 metros cuadrados de antes a los 250 actuales. Los contenidos siguen la misma línea argumental del museo original, y repasan los principales recursos geológicos, geomorfológicos y paleontológicos del geoparque Montañas do Courel, el primero de Galicia desde su reconocimiento como tal por la Unesco en abril del 2019.

La ampliación permite diferenciar ahora los espacios dedicados a la fauna prehistórica de dos épocas muy distintas, el Paleozoico y el Cuaternario, que antes compartían una misma sala. El nuevo museo muestra agrupados el grupo de fósiles del Paleozoico encontrados en diferentes puntos de la comarca de O Courel por el biólogo Manuel García Ávila, que los donó al museo de Quiroga en el 2017, aunque hasta ahora no se habían podido mostrar al público.

Hasta aquí lo que ya había trascendido sobre la ampliación, porque el Ayuntamiento y los responsables del museo decidieron guardarse una sorpresa. El museo ampliado muestra también una recreación a tamaño natural de Elba, la habitante de estas montañas en el Mesolítico, un período de transición comprendido entre el Paleolítico y el Neolítico, cuyos restos se conservaron gracias al terreno calcáreo en el que murió, posiblemente tras una caída accidental. La mayor parte de su cráneo fue encontrada de forma casual en 1996 en la hoy conocida como Cova do Uro, una cavidad situada en Chan de Lindeiro, un lugar en el límite entre los municipios de Pedrafita do Cebreiro y Folgoso do Courel. Prospecciones arqueológicas sucesivas recuperaron una parte importante de su esqueleto.

 

El estudio a fondo de sus restos proporcionó a los investigadores mucha información sobre las condiciones de vida de los pobladores de esta zona hace 9.000 años. Y permitió incluso reproducir sus rasgos faciales, en un trabajo utilizado como modelo para la recreación que se puede ver ahora en el museo de Quiroga.

En la inauguración de la ampliación del museo tomaron parte numerosas autoridades, desde el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, al regidor municipal de Quiroga, Julio Álvarez, pasando por la alcaldesa de Folgoso do Courel, Lola Castro, o el primer teniente de alcalde de Ribas de Sil, Roberto Castro. También estuvieron el alcalde de Sober y presidente del consorcio de turismo de la Ribeira Sacra, Luis Fernández Guitián, y el de Bóveda, José Manuel Arias, que es además presidente del grupo de desarrollo local Ribeira Sacra Lucense.

También acudieron científicos que tuvieron un papel importante en las investigaciones geológicas que sirvieron de base para el proyecto del geoparque y en el análisis de los restos de Elba, como Juan Ramón Vidal Romaní, presidente del instituto de geología Isidro Parga Pondal, la paleontóloga Aurora Grandal, el médico forense Fernando Serrulla o los investigadores Marcos Vaqueiro y Reinaldo Costas.

Juan Ramón Vidal Romaní tuvo una participación destacada en el acto de este sábado, porque el Ayuntamiento de Quiroga decidió darle su nombre a la sala dedicada a las primeras ocupaciones humanas de esta zona. Es un reconocimiento, explican los portavoces municipales, a su «dedicación como investigador dende hai moitos anos nas montañas do Courel» y a su condición de cabeza del «equipo que investigou numerosos restos fósiles na contorna do xeoparque».

«Un espazo único»

En las intervenciones previas a la inauguración, el conselleiro de Cultura, afirmó que «as terras do Courel son un espazo único en Galicia desde o punto de vista xeográfico, paisaxístico e botánico e este Museo Xeolóxico de Quiroga fai un traballo excepcional conservando este legado e divulgando a historia paleontolóxica da nosa terra». Por su parte, el alcalde de Quiroga, Julio Álvarez, destacó el esfuerzo realizado en los últimos tiempos por este municipio y por los otros dos de la comarca para poner en marcha el geoparque y abogó por «conservalo e revitalizalo».

Elba, un caso singular en el mapa del genoma humano antiguo

FRANCISCO ALBO
;
Así es Elba, la pastora gallega de 9.300 años Es la primera mujer datada del Mesolítico hallada en España. Tiene ojos y pelos oscuros, era vegetariana e intolerante a la lactosa

La mujer prehistórica de la montaña lucense destaca en un catálogo mundial difundido en Internet

Un mapa interactivo del genoma humano antiguo aparecido recientemente en Internet pone de relieve la singularidad de Elba, la mujer prehistórica descubierta en la Cova do Uro -de Chan de Lindeiro-, en el límite de los municipios de Pedrafita do Cebreiro y Folgoso do Courel. El mapa fue editado dentro de un proyecto colaborativo promovido por la fundación británica Open Street Map y tiene el objetivo de señalizar e identificar con precisión todos los lugares del mundo donde se encontrado restos humanos prehistóricos de los que se han podido obtener datos genéticos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Un rostro de más de 9.000 años para el nuevo museo geológico de Quiroga