A patadas por el campo de golf

Carlos Cortés
Carlos Cortés MONFORTE / LA VOZ

PANTÓN

El intrigante futgolf, un nuevo deporte que engancha en Pantón incluso a los veteranos del Superdépor Fran y Donato

05 oct 2023 . Actualizado a las 19:12 h.

Tiene un 90% de golf y un 10% de fútbol, se llama futgolf y tiene que resultar intrigante a quienes son aficionados a estos dos deportes. Como Fran y Donato, los futbolistas del Superdépor que este fin de semana lo practicaron en Pantón. Era dos de los más de treinta jugadores que se dieron cita en Augas Santas para aprender en el campo de golf del balneario cómo es eso de tratar de meter la pelota en el hoyo a base de patadas.

Porque en el futgolf no hay pelotas ni palos de golf, sino balones de fútbol y las piernas de los jugadores. En síntesis, de lo que se trata es de llevar el balón a los hoyos con el menor número de toques posible.

Los responsables del campo de golf del balneario Iberik Augas Santas prepararon hace ya unos meses un recorrido específico pensado para la práctica de futgolf.

Su estreno tuvo lugar a finales de marzo, en una jornada en la que participaron cerca de cien jugadores. Después de eso y según explica Pedro Rey, uno de los monitores de este campo de golf, en junio se disputaron allí dos jornadas del campeonato gallego individual de futgolf.

Y tras aquellas dos jornadas del campeonato gallego, las siguientes citas de futgolf en Augas Santas llegaron este fin de semana, con dos torneos el sábado y un campeonato entre una selección gallega y otra portuguesa el domingo.

En la primera de las dos sesiones del sábado participaron Fran y Donato. Los dos exfutbolistas del Deportivo disfrutaron del recorrido y mostraron que conservan precisión en sus piernas.

En lo que no participaron estas dos estrellas del fútbol de los años 90 fue en el torneo entre selecciones de Galicia y Portugal.

El balance final fue favorable para el combinado gallego, que se impuso por -40, frente al -26 anotado por los portugueses. El mejor jugador gallego fue Diego Martínez y Luís Paulo Rodrigues se situó como el más destacado entre los portugueses.