Una apuesta poco común por el cultivo industrial de la fresa en Monforte

La empresa Frutas As Cumbres, de creación reciente, posee instalaciones en este municipio y en el de Pantón

El invernadero monfortino de As Cumbres fue utilizado antes por la firma Frutas Bonanza
El invernadero monfortino de As Cumbres fue utilizado antes por la firma Frutas Bonanza

monforte / la voz

La producción de fresas es la apuesta de la empresa Frutas As Cumbres, que desarrolla su actividad en los municipios de Monforte y Pantón. La firma distribuye su productos en diversas localidades gallegas, así como en Madrid y Barcelona. Sus responsables señalan que también podrían exportar fresas a Francia -ya tuvieron algunos pedidos de aquel país-, pero para ello tendrían que solucionar problemas de logística y mano de obra que no se pueden arreglar a corto plazo.

La firma cultiva las fresas, por una parte, en un invernadero de Monforte -de unos 9.000 metros cuadrados- que perteneció anteriormente a la empresa Frutas Bonanza. También dispone en Pantón de varios umbráculos -un tipo más sencillo de invernadero en el que las fresas se cultivan en el suelo-, que ocupa en conjunto cerca de cuatro hectáreas. Según explica Pablo Arrais, que dirige la empresa junto con sus socios Javier Moure y Javier Domínguez, el año pasado realizaron unas plantaciones de prueba para comprobar si las fresas presentaban unas condiciones aceptables en cuanto a tamaño, color y cualidades organolépticas. «Non se trataba só de ver se aquí se dá ben este froito, senón tamén se podía ter unha boa aceptación no mercado», explica

Estas experiencias, dice por otro lado Arrais, «resultaron bastante exitosas aínda que, por diversos motivos, se fixeron dunha forma un tanto precipitada». La empresa pudo iniciar entonces su andadura, dedicándose fundamentalmente a la producción de fresa, aunque también funciona como distribuidor mayorista de algunos productos hortícolas, como lechugas y repollos. «Pero esta actividade ten un volume moi pequeno, que pode andar en torno a un 5% do total», señala Arrais.

Los responsables de Frutas As Cumbres proyectan ampliar la producción más adelante y hacer llegar sus fresas a otros mercados, pero para ello, por una parte, deben mejorar su logística. «Tivemos que desistir de enviala moi lonxe, porque non conseguimos que cheguen ata aquí os transportes que necesitaríamos», apunta Pablo Arrais.

Mano de obra cualificada

Y por otra parte, la empresa tiene problemas para conseguir suficiente mano de obra cualificada para las tareas temporales de recogida. «É un traballo que por un lado require moita delicadeza, porque é algo moi diferente doutros labores agrícolas, como por exemplo arrancar patacas», comenta a este respecto. «Ao mesmo tempo hai que colleitar con moita rapidez e en Galicia é moi difícil encontrar persoal con experiencia neste tipo de traballo», añade. Por todos estos motivos, la ampliación de la producción de fresas tendrá que quedar para más adelante.

La firma señala que la logística y la falta de mano de obra son sus principales obstáculos

Con el clima local, la cosecha aquí empezará en verano, cuando termine en Huelva

Las fresas que se cultivan en las instalaciones de Frutas As Cumbres están ahora iniciando el proceso de floración. La producción en la comarca de Lemos, explican los promotores de la empresa, es considerablemente más tardía que las de Huelva y otras áreas productoras del sur de España, debido a las condiciones climáticas de Galicia. «Temos a intención de colleitar entre os meses de xuño e setembro, mentres que en Huelva xa terminan en maio, porque nos meses de verán o froito non resiste as altas temperaturas», señala Pablo Arrais.

En la comarca de Lemos también se registran altas temperaturas en verano, indica por otro lado el empresario, pero las noches son considerablemente más frescas que en el sur peninsular, por lo que la fresa puede resiste mucho mejor, según mostraron las plantaciones de prueba realizadas por la firma.

Esta diferencia permitirá a los productores gallegos distribuir su producto cuando las empresas de otros territorios más cálidos ya no pueden hacerlo. «De todos modos, aquí tamén podemos ter problemas e perder moita froita se as temperaturas suben en exceso», puntualiza Arrais.

Llegar a los 200.000 kilos

En cuanto a la producción que cuenta tener la empresa este años, los responsables consideran que podría llegar a los 200.000 kilos.

Pero en esta empresa precisan que esta cifra es por es por el momento más ideal que real y que hay que ser prudente en las expectativas. «Aínda temos ver o que pasa este ano -señala Arrais-, porque é un produto moi delicado que se pode botar a perder con moita facilidade se non se dan as condicións adecuadas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Una apuesta poco común por el cultivo industrial de la fresa en Monforte