Los vecinos y el dinero del monte salvan de la ruina la rectoral de Tuiriz

Los vecinos de esta parroquia de Pantón acaban de comprársela al Obispado

;
Los vecinos de Tuiriz le compran al Obispado la casa rectoral La inversión ha sido de 39.000 euros, que han conseguido de las talas de pinos de los últimos años. Pretenden darle al lugar un uso social como economato y centro de transformación de productos locales; entre otras funciones.

monforte / la voz

Los vecinos de la parroquia de Santa María de Tuiriz son ya los dueños de su casa rectoral. El pueblo decidió invertir parte de los beneficios de la explotación forestal del monte comunal en la compra al Obispado de este edificio de 900 metros cuadrados y una finca anexa de 3.600. La operación salva de la ruina esta construcción del siglo XIX que ya habia empezado a caerse. Los vecinos se proponen utilizarla como sede para todas las actividades que organicen. Entre las primeras, una malla al estilo tradicional que ya preparan para este verano, que probablemente se celebrará en la finca.

La compra de la casa rectoral de Tuiriz la decidió hace semanas una asamblea en la que participaron buena parte de los 66 propietarios del monte comunal. Los comuneros de esta parroquia de Pantón habían talado el año pasado ocho hectáreas de pinos en el monte Ferroedo y la comunidad ya estaba económicamente saneada antes de eso, así que en este momento había liquidez para negociar con el Obispado.

La razón histórica

«Hai moitas razóns para comprar a casa reitoral, como conseguir un espazo de uso colectivo para a parroquia ou evitar que o edificio se acabe de arruinar, pero era importante tamén por motivos históricos: foi construída con pedra dos nosos montes e con man de obra veciñal». Así resumían ayer los integrantes de la junta directiva del monte qué los animó a ellos y al resto de los vecinos a comprar la casa rectoral.

Los integrantes de la junta explicaron ayer por la tarde sus planes para este edificio histórico en un acto informativo junto a la casa rectoral, en la que unos vecinos trabajaban en la confección de muñecos para la fiesta del Xoves de Compadres que se celebra hoy. Allí estaban la presidenta de la directiva, Victoria Magdalena, la tesorera Tania Arias y el vocal Manuel Carballada. Faltaba el cuarto integrante, Antonio Pérez, aunque los otros tres insistieron en que todas las decisiones las adoptan de manera colectiva.

Entre los tres explicaron que la negociación con el obispado fue fácil, probablemente porque en realidad también la diócesis tenía ganas de que los vecinos se hiciesen cargo de un edificio que, de otro modo, estaba abocado a un deterioro irreversible. La compra de la rectoral y la finca de la que forma parte les salió por 35.000 euros. Pero ahora viene lo más caro y complicado, porque el edificio tiene un tamaño considreable, hay partes que están en estado ruinoso y su reparación obligará a hacer inversiones importantes.

Economato y cantina

Otras no están tan mal, como el propio local social de la parroquia, que ya utiliza una pequeña parte de la casa rectoral y en el que se celebran las asambleas de la junta del monte. Entre lo primero que se proponen arreglar está el antiguo economato. Sus planes son arreglarlo y dejarlo como cantina.

La directiva se propone buscar subvenciones para afrontarlas. «A comunidade deste monte ten cartos para empezar a facer as obras -dice la presidenta-, pero tampouco pretendemos gastar todo o diñeiro do monte na reforma da reitoral».

Pagaron 35.000 euros por el edificio, de 900 metros cuadrados, y una finca de 3.600

Este verano se celebrará una malla al estilo tradicional, probablemente junto al edificio

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Tags
Comentarios

Los vecinos y el dinero del monte salvan de la ruina la rectoral de Tuiriz