El puente de O Saviñao que arrastró el río se reparará año y medio después

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

O SAVIÑAO

Una carretera municipal permanece cortada por el derrumbe del puente
Una carretera municipal permanece cortada por el derrumbe del puente CEDIDA

Las obras para reabrir la carretera de Ourigo no podrán comenzar antes del verano

15 feb 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Algo más de un año después de que se derrumbase como consecuencia de una crecida, la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil saca a concurso las obras de reposición del puente sobre el río Portiño, situado en el lugar de Ourigo, dentro del término municipal de O Saviñao. El presupuesto de partida para la adjudicación es de 119.900 euros y el plazo para la realización del proyecto de tres meses a partir de la firma del contrato. La mesa encargada de elegir la propuesta más ventajosa se reunirá con posterioridad al cierre del plazo de presentación de las ofertas, que permanecerá abierto hasta el próximo lunes 19 de febrero.

La crecida del día de Año Nuevo del 2023 se llevó por delante el puente situado en ese enclave de la parroquia de A Broza y una parte de la carretera que atravesaba el río. Tras el derrumbe, la confederación planteó al Ayuntamiento de O Saviñao la firma de un acuerdo para financiar las obras de forma conjunta. La demarcación hidrográfica puso sobre la mesa esta fórmula por entender que era la adecuada para la reposición del viaducto y el tramo del vial afectado, cuya titularidad es municipal.

El convenio que firmaron en su momento tiene un importe total de 150.000 euros y la aportación con cargo al presupuesto municipal asciende a 30.000 euros. «O derrube terá uns vinte metros de longo e seis de profundidade. Foron días de moita choiva e posiblemente a riada arrastrase algún tronco grande que acabou por atrancar a ponte e provocou que se formara nela unha gran bolsa de auga», apunta el alcalde de O Saviñao, Carlos Armesto.

Las lluvias descargaron con fuerza y sin interrupción entre el 31 de diciembre y el primer día del año del 2023, jornadas en las que se registraron importantes crecidas en todos los ríos del sur de Lugo y algunos desbordamientos. En el área formada por los municipios de Chantada, O Saviñao y Pantón se produjeron las precipitaciones más intensas. Fue un particular que circulaba por allí el que alertó entonces a Emerxencias de Galicia de la caída del puente del río Portiño al tropezarse con el derrumbe de parte de la carretera.

Un rodeo por Aiaz

Según informa el Ayuntamiento de O Saviñao, el pueblo más cercano al lugar del desplome es Ourigo y cuenta en la actualidad con dos únicas casas habitadas. Los vecinos no quedaron incomunicados debido a la caída del puente, pero deben dar un rodeo de un kilómetro y medio aproximadamente por el núcleo de Aiaz para conectar con la carretera principal que enlaza con Escairón, capitalidad del municipio. La conexión era directa a través del vial municipal que ahora permanece cortado.

El Portiño es un afluente del río Sardiñeira y no suele llevar un gran caudal salvo en invierno. Las obras de reparación no pudieron llevarse a cabo el pasado verano y ahora que pudieron licitarse habrá que esperar al estiaje para derivar el cauce y poder realizar los encofrados sin problemas. Las actuaciones previstas en el proyecto no implican la realización de expropiaciones, ya que los terrenos necesarios para la ejecución de las obras serán puestos a disposición de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil por el Ayuntamiento de O Saviñao. Tampoco existen servicios afectados por la ejecución de los trabajos de reposición de la estructura y el vial.

Una crecida que también causó daños en el paseo fluvial de Monforte

Las abundantes precipitaciones que descargaron casi sin tregua durante los meses de noviembre y diciembre del 2022 y que tuvieron continuidad en los primeros días de enero del 2023 dispararon los caudales de los cauces fluviales de la demarcación hidrográfica del Miño-Sil. El colapso del viaducto sobre el río Portiño fue una de las muchas consecuencias que trajo consigo aquel tren de borrascas, que en Monforte también provocó cuantiosos daños en la presa de A Pinguela y el tramo anexo del paseo fluvial del Cabe.

La obra del puente sobre el arroyo Portiño estaba formada por una tubería de acero galvanizado que canalizaba el agua. El paso de los años y la acción de las aguas de características ácidas del río provocaron la disminución progresiva de su resistencia, según el diagnóstico de las causas del colapso que realizaron los técnicos de la demarcación hidrográfica. Su recomendación, por otra parte, es que las obras de reposición de la estructura se desarrollen entre los meses de junio y septiembre, por ser la época del año con menores precipitaciones.

Desviación del cauce

El proyecto constructivo contempla operaciones de acondicionamiento de caminos provisionales de acceso; troceado y retirada de los árboles y troncos arrastrados por la corriente y acumulados en el cauce; y demolición y retirada de los restos de las embocaduras de hormigón y del tubo de acero galvanizado de la antigua obra de paso. Para la ejecución de los trabajos destinados a O Saviñao será necesaria la desviación provisional del cauce a través de una tubería.