Ordenan retirar parte de un cercado en un yacimiento arqueológico de O Incio

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

O INCIO

Cartel informativo en la valla de un camino que conduce a los petroglifos
Cartel informativo en la valla de un camino que conduce a los petroglifos

El cierre motivó una queja a la Consellería de Cultura, pero el expediente es de la confederación hidrográfica y por ocupar zonas de ribera

12 oct 2021 . Actualizado a las 19:13 h.

La comunidad de montes en mano común de Santa Mariña do Viso, en O Incio, tendrá que desmontar parte del cierre que levantó en terrenos de su titularidad situados en las proximidades de los petroglifos del yacimiento arqueológico de Santa Mariña. El expediente sancionador que impone «la reposición de las cosas a su estado primitivo» no fue promovido por la Dirección Xeral de Patrimonio, sino por la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil. David Mourelo, de la vecina aldea de Bermún, recurrió a este organismo en último instancia en vista de la falta de respuesta de otras instituciones a sus quejas.

Los petroglifos forman parte del conjunto megalítico de Santa Mariña, que comprende además cuarenta mámoas o túmulos funerarios repartidos entre los municipios de O Incio, Samos y Sarria. Ese yacimiento se convirtió en el año 2006 en el primer monumento megalítico de la provincia de Lugo en obtener la catalogación de bien de interés cultural. «Tamén hai unha mámoa a cen metros do peche. Non se pode cortar o acceso aos elementos patrimoniais, que contan ademais cunha liña de protección», señala Mourelo, miembro de la Asociación para a Defensa do Patrimonio Cultural Galego y colaborador del colectivo Patrimonio dos Ancares.

Afecta a dominio público

El expediente de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil no entra a valorar cuestiones de carácter patrimonial. La resolución que emplaza a la comunidad de montes a retirar parcialmente el cierre se debe a que afecta al dominio público del arroyo del Val dos Toupos, afluente del río Mao en su tramo alto. Según detalla el expediente, se produjo una ocupación de cauce «sin autorización o concesión administrativa previa de este organismo de cuenca», y se registraron «daños al dominio público hidráulico». Este organismo estatal alude, concretamente, a la construcción de un paso y un cierre en la zona de servidumbre que afecta a ambas márgenes del arroyo.