La tumba de la musa de Bécquer en O Incio, solo una leyenda

Descendientes de la cantante de ópera Julia Espín señalan que en realidad está enterrada en un cementerio de Madrid


monforte / la voz

Aunque en el panteón de la fanmilia Quiroga situado frente a la iglesia de San Pedro Fiz de Hospital -en el municipio de O Incio-, una placa informativa dice que en este lugar está enterrada la cantante de ópera Julia Espín, musa del poeta Gustavo Adolfo Bécquer, en realidad su sepultura no se encuentra en esa construcción. Según explica Vicente Quiroga, antiguo alcalde de Lugo y bisnieto de la cantante, la tumba de Julia Espín se encuentra e en el cementerio madrileño de Santa Justa, donde también están enterrados su marido Benigno Quiroga y López Ballesteros y otros parientes.

Vicente Quiroga señala que «no es la primera vez que se divulga la existencia de esa supuesta tumba en Hospital, pero Julia Espín nunca estuvo enterrada allí y cuando ella murió [en 1906] el edificio que alberga el panteón familiar no había empezado a ser usado como tal». El primero en ser sepultado en este lugar -añade-, fue Luis, uno de los hijos del matrimonio. Quiroga indica por otra parte que ya avisó del error al Ayuntamiento de O Incio para que retire la placa colocada en el panteón. «No sé cómo se llegó a crear esta leyenda, que es probablemente es un invento de alguien que no conocía bien la historia, pero hoy quedamos herederos directos de la familia de Benigno Quiroga y Julia Espín que podemos certificar que no es así», agrega.

Estancias de verano

Por otro lado, Quiroga dice estar de acuerdo con que se divulgue la relación de la musa de Bécquer con O Incio y se utilice como recurso para el turismo cultural, pero puntualiza que «eso debe hacerse respetando la realidad histórica». Es cierto -agrega- que la cantante estuvo muchas veces en el pazo que la familia de su marido poseía en Hospital y que el matrimonio usaba como residencia de verano y de caza. «Venían a pasar temporadas en esa casa todos los años y Benigno Quiroga ayudó incluso a construir la carretera que lleva de la capital del municipio al pueblo de A Ferrería, para lo que cedió terrenos que eran de su propiedad», explica.

La residencia se encuentra muy cerca de la iglesia de San Pedro Fiz y del edificio del panteón situado junto a ella, «pero ni Julia Espín ni su marido estuvieron enterrados en él en ningún momento», recalca Quiroga.

Una relación que no llegó a cuajar, pero que dejó una huella en la obra del poeta

La relación entre Julia Espín y Gustavo Adolfo Bécquer nunca llegó a convertirse en algo serio, según apunta Vicente Quiroga, que ha estudiado esta historia con detenimiento y ha llegado a pronunciar conferencias sobre ella. «Bécquer frecuentó las tertulias que se celebraban en casa de los padres de Julia y en las que se reunían personajes conocidos del mundo de la música y de la literatura, pero nunca salieron juntos ni nada parecido, sobre todo porque ella estaba muy volcada por entonces en su carrera musical, que la llevó a recorrer varios países de Europa», señala. «Cuando Julia dejó de cantar y retiró del mundo de la ópera, Bécquer ya se había casado con otra mujer y ella se casó con Benigno», añade.

Aunque la relación no llegó a cuajar -indica por otra parte Vicente Quiroga-, dejó una huella importante en la obra de Bécquer que se inspiró en Julia Espín como figura femenina idealizada para escribir algunos de sus poemas. También es cierto, agrega, que Bécquer regaló a la cantante dos álbumes con poemas y dibujos que estuvieron durante mucho tiempo en poder de su familia y que se conservan en la actualidad en la Biblioteca Nacional de España.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La tumba de la musa de Bécquer en O Incio, solo una leyenda