La Fiscalía pide 8 años de cárcel para un monfortino por compartir material pedófilo en internet

Carlos Cortés
Carlos Cortés MONFORTE / LA VOZ

MONFORTE DE LEMOS

Imagen de archivo de un policía de una unidad que rastrea internet en busca de contenido pedófilo
Imagen de archivo de un policía de una unidad que rastrea internet en busca de contenido pedófilo CEDIDA

La policía encontró en su ordenador 1.500 imágenes con porno infantil

29 nov 2022 . Actualizado a las 18:03 h.

Un vecino de Monforte será juzgado dentro de unos días bajo la acusación de intercambiar pornografía infantil a través de internet. La Policía Nacional lo había detenido a finales del 2019 después de seguir el rastro de una serie de imágenes que circulaban por el ciberespacio a través de programas de intercambio de archivos y en las que se veía a menores de 16 años realizando actos sexuales. Puede ser condenado hasta a ocho años de cárcel y seis más de libertad vigilada.

La investigación que acabó provocando la detención de este hombre la empezó la brigada de investigación tecnológica de la comisaría general de la Policía Nacional después de que unos agentes localizasen en internet archivos «con material de contenido inequívoco pornográfico infantil». Los agentes al cargo de la investigación comprobaron que había al menos una persona que estaba «realizando la búsqueda, descarga y compartición» de estos archivos a través de una línea de teléfono de Monforte. El manejo de esos archivos se llevaba a cabo mediante un programa tipo emule, que permite intercambiar archivos entre ordenadores, sin que medien páginas web ni correo electrónico y sin que los usuarios de esos aparatos se conozcan entre sí.

Una vez que la policía averiguó quién era la persona que utilizaba el ordenador desde el que se estaban haciendo esas descargas, el juzgado número 2 de Monforte autorizó la entrada y el registro del establecimiento comercial regentado por el sospechoso y también de la casa en la que vivía. Los policías que hicieron los registros se incautaron en la casa del investigado de un ordenador, un disco duro y un teléfono móvil que habían sido utilizados para manejar estos archivos ilegales.

Descargar y compartir

El informe policial que usa la Fiscalía para apoyar su acusación sostiene que una vez revisado el material incautado en esta operación queda claro que el procesado descargó de manera consciente material de contenido pedófilo en fotografías y vídeos y que los tenía en los soportes informáticos que los agentes encontraron en su casa. Pero no solo eso, sino que los policías sostienen que no solo guardaba ese material, sino que también lo distribuía entre los usuarios del programa que empleaba para conseguir ese material. El matiz es importante porque el uso de este tipo de programas está ampliamente extendido y es posible descargar sin querer material pedófilo camuflado mediante nombres que no levanten sospechas o que lleven a engaño.

Según la información difundida en su momento, en los soportes digitales intervenidos al sospechoso había alrededor de 1.500 fotografías y vídeos de contenido pedófilo.

La Fiscalía considera al procesado responsable de un delito de corrupción de menores por el que pide al tribunal que le imponga una condena de ocho años de cárcel y una pena añadida de seis años de libertad vigilada. Ese período de seis años empezaría a contar cuando saliese de la cárcel y consistiría en la participación obligatoria en programas de educación sexual. El fiscal también tiene intención de solicitar la inhabilitación del procesado durante 10 años para cualquier trabajo que conlleve contacto regular y directo con menores de edad.

El juicio se celebrará el martes en la Audiencia Provincial de Lugo.

Queda en libertad con cargos el monfortino que tenía pornografía infantil

Carlos Cortés

El vecino de Monforte detenido por un delito de pornografía infantil quedó en libertad este miércoles tras declarar en el juzgado que investiga el caso. La Policía Nacional cree que además de descargar de Internet fotografías y vídeos con escenas sexuales protagonizadas por menores de edad también las compartía. Aunque en un principio había trascendido que en un ordenador intervenido al sospechoso había 1.500 archivos gráficos de este tipo, lo cierto es que finalmente son alrededor de quinientos.

Según la información facilitada este martes por la mañana por portavoces de la Policía Nacional, la operación que terminó con la detención de este hombre arrancó en la unidad central de ciberdelincuencia, que tiene su sede en Madrid. Agentes de esta unidad encontraron los archivos gracias a los barridos rutinarios que realizan mediante los programas informáticos Nordiemule y CPS, desarrollados específicamente para detectar la presencia de pornografía infantil en aplicaciones como eMule, que permiten intercambiar archivos entre ordenadores conectados a Internet y que son utilizadas a diario de forma legal por millones de usuarios en todo el mundo.

Seguir leyendo