Un segundo pariente lejano de Lilia Foggia reclama su herencia en Monforte

MONFORTE DE LEMOS

Los escritos se presentaron en el registro municipal en las últimas dos semanas
Los escritos se presentaron en el registro municipal en las últimas dos semanas CARLOS CORTÉS

Los familiares podrán hacer valer sus derechos en el 2026, cuando acaba el plazo para crear la fallida fundación benéfica

11 may 2022 . Actualizado a las 12:45 h.

Pasaron ya más de quince días desde la celebración del pleno en el que, por iniciativa del equipo de gobierno, se formalizó la renuncia del Ayuntamiento de Monforte a constituir la Fundación Foggia. La herencia de Lilia Foggia, sin embargo, sigue dando pie a nuevos episodios de este culebrón. Todo indica que sus bienes no podrán destinarse, como dejó escrito, a un patronato de carácter benéfico dedicado a prestar ayuda a los mayores sin recursos. Descartada esa opción, comienzan a aparecer parientes lejanos que avanzan su intención de hacer valer sus derechos cuando en el 2026 expire el plazo que estipuló la testadora para la puesta en marcha de la fundación. Ya son dos los parientes en cuarto grado de Lilia Foggia dispuestos a reclamar la herencia.

El Ayuntamiento había aprobado en pleno, en abril del pasado año, la puesta en marcha de la Fundación Foggia. Pero desde entonces no fue posible llegar a un acuerdo con el albacea, el arquitecto y exconcejal Francisco Cela, que facilitase la inscripción de los estatutos del patronato. Cela insiste en que no se respeta la voluntad de la testadora y el equipo de gobierno lo acusa por su parte de extralimitarse en la tutela de la herencia. «A composición do padroado non é cousa do albacea, non é a sua función definir os membros», aseguró el alcalde, José Tomé, en el pleno en el que se descartó la puesta en marcha de la fundación.

Originaria de Monforte, Lilia Foggia falleció en Madrid en julio del 2016 sin dejar familia en los primeros grados de parentesco. En su testamento quedó estipulado que la fundación llamada administrar sus bienes —pendientes de una tasación que iba a contratar el patronato— debería constituirse en el plazo límite de diez años. Si no lo está en julio del 2026, como todo parece indicar, los familiares lejanos de la fallecida podrán hacer valer su condición de herederos y evitar que los bienes pasen finalmente al patrimonio del Estado.