Una docena de voluntarios esteriliza 230 gatos callejeros en Monforte

Francisco Albo
Francisco albo MONFORTE / LA VOZ

MONFORTE DE LEMOS

Un gato vagabundo, en una imagen de archivo.
Un gato vagabundo, en una imagen de archivo. ALBERTO LÓPEZ

Forman parte de la asociación Miau Lemos y calculan que en el casco urbano hay otros 100 ejemplares todavía sin castrar

02 oct 2023 . Actualizado a las 19:35 h.

En enero del año pasado quedó constituida legalmente en Monforte la asociación Miau Lemos, creada con el fin de promover el bienestar de los gatos abandonados del municipio. En su primer año de actividad, el colectivo ha llevado a cabo 230 esterilizaciones de animales callejeros, según afirma su presidente, Isaac Rey López. Durante este tiempo, la asociación ha contabilizado además «unas catorce o quince colonias» de gatos en el casco urbano, aunque señala que probablemente haya más. «Somos pocos socios, solo unas doce personas, y hay zonas a las que no llegamos, pero creemos que en la ciudad puede haber entre ochenta y 115 gatos más, aparte de los que ya esterilizamos», dice el presidente.

Isaac Rey indica por otra parte que este trabajo se ha realizado sin ninguna ayuda institucional. «No hemos establecido aún una cuota para los socios y para financiar estas intervenciones solo contamos con nuestro propio dinero y con algunas donaciones puntuales», explica. «Algo que queremos dejar bien claro es que solo nos ocupamos de los gatos abandonados, porque hubo quien nos llamó para pedirnos que llevásemos a castrar algún gato doméstico, pero esa responsabilidad le corresponde al dueño del animal y no a nosotros, así que en tales casos la respuesta es un no rotundo», agrega.

Los responsables de la asociación, por otro lado, esperan contactar próximamente con la concejalía de Medio Ambiente para estudiar alguna forma de cooperar con el Ayuntamiento. «Como ocurre en muchos otros lugares, Monforte tiene un servicio que se ocupa de los perros sin dueño, pero no de los gatos, aunque la legislación gallega establece que los ayuntamientos deben cuidar de todos los animales vagabundos», dice a este respecto Isaac Rey.

Reproducción incontrolada

El presidente de la entidad apunta que «la reproducción incontrolada causa problemas a los animales, porque en estas condiciones viven menos tranquilos y menos sanos que si se controla y se reduce la población». La proliferación de gatos abandonados —agrega Rey— «también causa molestias a los vecinos, porque es más fácil que haya peleas de animales, ruidos, marcajes territoriales con orina y otros problemas».

Capturas mediante jaulas con cebo, castración y suelta

Para esterilizar los gatos callejeros, los miembros de la asociación Miau Lemos capturan los animales en diversos puntos de la ciudad mediante jaulas trampa —utilizando como cebo una pequeña cantidad de comida—, después de observar durante un tiempo las colonias de estos animales. «Algunos gatos son más manejables y en esos casos los hemos podido capturar metiéndolos simplemente en un transportín, pero la mayoría de ellos están asilvestrados y no se dejan atrapar, así que hay que recurrir a las jaulas», dice Isaac Rey.

Después de la captura, los animales son llevados a una clínica veterinaria del municipio para ser esterilizados, así como desparasitados y vacunados. «Tenemos que agradecer la colaboración de la clínica a la que llevamos todos los gatos, que nos da muchas facilidades y nos hace descuentos, porque las operaciones cuestan un dinero y las estamos pagando de nuestro bolsillo», indica el presidente de la asociación.

Una vez que los animales han sido esterilizados, los voluntarios los sueltan en los mismos lugares en los que fueron capturados. Este método, según apunta Rey, se conoce como CES —capturar, esterilizar, soltar— y actualmente es utilizado por numerosas asociaciones protectoras y ayuntamientos. «Este sistema es bastante sencillo y se ha demostrado que es el único procedimiento eficaz para tener controladas las poblaciones de gatos callejeros», afirma.

Labor de concienciación para ayudar a mejorar el trato a los animales

Además de llevar a cabo esterilizaciones de gatos, la asociación Miau Lemos pretende desarrollar una labor de concienciación para ayudar a mejorar el trato hacia estos animales por parte de las instituciones públicas y de los vecinos. «Sabemos que por parte del Ayuntamiento hubo algunas actuaciones puntuales hace unos años, cuando la población de gatos estaba descontrolada, pero después no se hizo nada más», dice Rey.

Por otro lado, el presidente de la entidad cree que entre la población todavía «hay mucho desconocimiento de la ley gallega sobre maltrato animal, aprobada en el 2017, que considera como una infracción muy grave causar daños o lesiones a los animales y establece sanciones que pueden ir de 5.000 a 30.000 euros». Según la legislación vigente, la posesión de gatos o perros —señala asimismo Rey— «conlleva la obligación de proporcionarles unos cuidados mínimos, como llevarlos periódicamente al veterinario o desparasitarlos, además de controlar su población».

Nuevos nacimientos

Pese a ello, según la asociación, «aún hay muchos propietarios de gatos que no se preocupan de esterilizarlos y el resultado es que tras cada temporada de celo nacen muchos animales que acaban siendo sacrificados, aunque la ley lo prohíbe, o bien son abandonados a su suerte».

Isaac Rey dice por otro lado que las personas que quieran colaborar con la asociación —participando en sus actividades o haciendo donaciones—, pueden contactar con ella a través de su perfil de Facebook, dejando mensajes en el muro o enviando correos por vía privada.