La populosa romería de San Mateo, reducida a tres misas

El tradicional festejo de la parroquia monfortina de A Parte deja de celebrarse por primera vez en ochenta años

Un momento de la primera misa -a las once de la mañana- oficiada en la iglesia parroquial de A Parte con motivo de la festivida de San Mateo
Un momento de la primera misa -a las once de la mañana- oficiada en la iglesia parroquial de A Parte con motivo de la festivida de San Mateo

Por primera vez en ochenta años, Monforte de Lemos celebra la festividad de San Mateo sin la tradicional romería que se organiza cada 21 septiembre en la parroquia de Santa María da Parte, una de las más populares y concurridas de la comarca. Debido a la crisis sanitaria y a los brotes de coronavirus que se han registrado en las últimas semanas en el sur lucense, las celebraciones se limitan este año a las misas que se ofician en esta fecha en la iglesia de la parroquia. La primera fue a las once de la mañana, la segunda es a las doce y a la una tarde se celebra la misa solemne. Al primero de estos oficios asistieron —con mascarillas y manteniendo la distancia de seguridad— algunos vecinos de la parroquia y un grupo de personas residentes en el barrio de la Estación que se desplazaron a pie hasta A Parte, cumpliendo una tradición asociada a este festejo, pero sin ninguna intención de quedarse a comer.

La iglesia parroquial de A Parte ofrece esta mañana un aspecto muy diferente del habitual en esta jornada, en la que normalmente el templo se abarrota de fieles. Lo mismo ocurre con el campo donde se celebra la romería —en el punto de confluencia de los ríos Mao y Cabe—, donde lo normal es que se reúnan cientos o miles de personas para disfrutar de una comida campestre y que hoy está desierto. Desde las ocho y media de la mañana, un agente de la Policía Local está de guardia en el lugar para impedir que se celebren comidas al aire libre. Según informan desde el Ayuntamiento, hasta ahora no se ha registrado ningún incidente de este tipo. En el área urbana de Monforte el ambiente es como el de cualquier otro día, cuando lo habitual en esta fecha es que las calles y los establecimientos comerciales se vacíen.

La última vez que ocurrió algo semejante fue entre 1936 y 1939. La romería de San Mateo no se celebró durante la Guerra Civil, aunque sí se oficiaron misas en la iglesia parroquial. Después de la contienda se recuperó el tradicional festejo, que se siguió celebrando cada año de forma ininterrumpida hasta la actualidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La populosa romería de San Mateo, reducida a tres misas