Si no desbrozas, tampoco hay nueces

El propietario de un nogal situado en el paseo fluvial de Monforte coloca carteles para que no le lleven la cosecha


monforte / la voz

«Se non viñeches desbrozar, non as podes apañar», se lee en unos carteles distribuidos por el dueño en una finca próxima al paseo fluvial de Monforte. Lo que no se puede —o no se debería— apañar son las nueces que estos días caen al suelo de un árbol de su propiedad. Es uno de los nogales que proliferan junto al sendero en el tramo que discurre paralelo a las fincas del barrio de Carude, entre el Parque dos Condes y A Pinguela. Algunos de estos árboles de la ribera del Cabe están situados en terreno público, pero en otros casos se levantan sobre suelo privado.

Las nueces, en todo caso, andan muy solicitadas este otoño. Antes de las lluvias de comienzos de octubre, que siempre favorecen la caída del fruto, algún paseante vareaba las ramas de los nogales con una pértiga. La cosecha es abundante y los nogales proliferan en esa zona seguramente por la proximidad de la antigua fábrica de curtidos de A Pinguela. El envoltorio vegetal de las nueces se usaba antaño para el curtido de las pieles de las reses por su riqueza en taninos.

El nogal también abunda en la otra margen de la ribera del Cabe, del lado del barrio de Cobas, donde funcionó en su día otra fábrica de curtidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Si no desbrozas, tampoco hay nueces