«Fue brutal, necesité apoyo psicológico durante meses»como amateur 1990. 1992. 1994. 1996. 2001. 2002. como profesional 2004. 2005. 2006.

Culturista de élite, este monfortino tuvo que reinventarse tras un accidente de tráfico en Texas que truncó su carrera profesional


monforte / la voz

Ramón González (Monforte, 1971) no pasaba los recreos en el instituto jugando al futbolín como la mayoría de sus compañeros, sino que escapaba a hacer pesas al local cercano del club local de piragüismo. Tenía apenas 15 años y ya le entusiasmaba el culturismo. Lo que no podía ni imaginar es que con el paso del tiempo iba a conseguir serlo prácticamente todo en ese deporte. Menos aún que un accidente de tráfico lo dejase en coma durante semanas y le obligase a retirarse de la competición profesional justo en el momento en que tenía su carrera encarrilada. Doce años después de aquel accidente y de su retirada forzosa del culturismo profesional, Ramón González tiene su vida reconducida. Padre de dos hijas, vive con su actual pareja en Alicante, donde es propietario de un gimnasio y está a punto de abrir otro. Lleva tres años retirado de la competición.

-¿Por qué culturista?

-De chaval me gustaba el culturismo, pero como espectador, no creía tener cualidades para practicarlo. Yo en el deporte empecé en un club de piragüismo que había en Monforte a finales de los ochenta, el Piatlón. Estudiaba en el instituto Daviña Rey y en los recreos mientras mis compañeros de clase se iban a jugar al futbolín al heladero [una sala de juegos con cafetería al lado de ese instituto], yo salía corriendo y me iba al local que tenía el club en el Malecón y me pasaba el recreo haciendo pesas.

-¿Y cuándo vio que sí tenía cualidades?

-Supongo que en el primer campeonato de culturismo que se hizo en Monforte, organizado en 1988 por Alejandro Caride. Él acababa de abrir el gimnasio Lemos y me animó a participar. Me dijo que tenía un buen físico y que no me preocupase porque el nivel en Galicia tampoco era tan alto.

-Y le gustó.

-Me gustó la sensación del contacto con el público. Creo que fue el único campeonato en el que hice un cuarto puesto. A partir de ahí empecé a tomármelo en serio [se ríe]. Después de aquello entrené durante meses y al año siguiente lo gané todo en la categoría junior.

-¿Cuál es su mejor logro deportivo?

-Buf.... Lo más alto es haber competido codo con codo en un gran prix con el ocho veces Míster Olympia Ronnie Coleman.

-¿Llegó a ganarse la vida como culturista?

-Claro, y muy bien. Para convertirte en profesional de este deporte tienes primero que ganarlo todo a nivel aficionado. Yo fui primero en el campeonato de España en el 2001 y campeón mundial en el 2002. En el 2003 debuté como profesional en Nueva York y a partir de ahí tuve menos de cuatro años hasta que sucedió el accidente de tráfico. Un choque frontal que casi me mata.

-¿Dónde ocurrió?

-Fue en Texas en el 2006. Yo en aquel momento pasaba la mayor parte del año en Nueva Orleans, porque tenía allí un contrato de imagen, un patrocinador. Se hablaba de mí como uno de los grandes, con opciones de quedar entre los primeros en el Míster Olimpia, por juventud, cualidades físicas, tenacidad, método de entrenamiento... Vivía holgadamente de esto.

-Tuvo que ser un golpe muy duro.

-Fue brutal. Necesité apoyo psicológico durante seis meses. Cuando desperté del coma en España, yo pensaba que seguía en Estados Unidos. Hay un trozo de mi vida que quedó borrado. Me desperté con el cuerpo lleno de cicatrices, todo magullado, me habían extraído el bazo...

-¿Fue entonces cuando se estableció en Alicante?

-Después del accidente tuve que pasar once veces por quirófanos y una de las operaciones más importantes me la hicieron en el hospital de Alicante. Y al final decidí establecerme allí y abri un gimnasio en el Pilar de la Horadada. En cuanto me recuperé físicamente empecé a entrenar de nuevo, pero no quería que nadie me reconociese. Había perdido cuarenta kilos de masa muscular, estaba muy deteriorado. Entraba a escondidas en gimnasios en los que pensaba que nadie me reconocería. En aquella época estaba convencido de que no volvería a competir. Me horririzaba la idea. Poco antes estaba en Estados Unidos a punto de conseguir plaza para el Míster Olimpia y ahora me veía lleno de cicatrices, usando muletas para andar... Pero bueno, siempre hay alguien que te reconoce. Se corrió la voz, empezó a venir gente de la zona a verme y empecé a entrenar más fuerte, primero con un compañero de aquí y después yo solo. Era simplemente para estar en forma, pero vi que me encontraba mejor cuanto más fuerte entrenaba. Los huesos dolían, pero los músculos se recuperaban. Cuando me quise dar cuenta me estaba preparando para una exhibición en un campeonato regional en Murcia. Pero el día antes no quería ir, me daba vergüenza. Tenía una cicatriz grande en el abdomen y aunque eso se puede camuflar con tinte el caso es que yo tenía miedo de salir, miedo escénico. Pero salí y fue un éxito.

-Cuánto tiempo había pasado desde el accidente?

-Aquella exhibición fue en Murcia en el 2012, habían pasado seis años.

-Y volvió a competir.

-Dos semanas después de aquello me llamó el organizador de un campeonato en Don Benito, en Badajoz, que lo había ganado dos veces muchos años atrás. Y me pidió por favor que fuese. Me gustó tanto ponerme frente al público en aquella exhibición que le dije que sí, que iría, pero no a probar, sino a ganar, porque yo siempre voy a ganar. En aquel momento era el competidor de España con más torneos, llevaba cincuenta y pico. Y después de aquello hice otros veintitantos más. Volví a subirme a un tren que era una locura.

-¿Por qué se retiró?

-Empecé de nuevo y prácticamente volví a ganar lo que ya había ganado. Pero el caso es que empecé a perder la motivación. Al fin y al cabo, sabía que no iba a poder ser profesional otra vez. En el 2015 decidí retirarme y monté un gimnasio en el Pilar de la Horadada, donde estaba viviendo y encontré otro aliciente en enseñar a la gente.

-¿Lo echa de menos?

-El gimnasio me va muy bien y estoy a punto de abrir otro. Entreno todos los días y me encuentro bien de salud, con solo con algún achaque pequeño por haber movido mucho peso, lo normal.... ¿Si lo echo de menos? La verdad es que lo llevo en la sangre. Como estoy bien físicamente podría ponerme a competir en la categoría de más de 50, pero trato de mantenerme alejado y no caer en la tentación de volver.

-¿Y a Monforte vuelve?

-En Monforte tengo amigos y familia, así que voy siempre que puedo. Y a Vigo, que también viví allí y me encanta. Trato de volver a Galicia una o dos veces al año como mínimo.

sus mejores logros

1990. Campeón de Galicia Junior, campeón del Norte de España junior

1992. Campeón de Galicia senior, campeón de Norte de Españaa senior

1994. Campeón Olimpia pesados

1996. Segundo en el campeonato de España

2001. Campeón de España en pesados

2002. Segundo en el campeonato mundial Wabba, campeón en el Gran Prix de Grrecia, campeón Open Federación Internacional de Culturismo (IFBB), campeón mundial en la categoría de pesados del torneo de la Federación Internacional de Culturismo, pesados

2004. Quinto en el Gran Prix en Inglaterra

2005. Octavo en el Gran Prix en Holanda

2006. Quinto en el Europa Super Show

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Fue brutal, necesité apoyo psicológico durante meses»como amateur 1990. 1992. 1994. 1996. 2001. 2002. como profesional 2004. 2005. 2006.