«Nosotros dentro de cuatrocientos años no estaremos, pero este edificio sí»

Monforte conmemora el cuarto centenario de la iglesia del colegio del Cardenal

Cientos de personas llenaron la iglesia del Cardenal este domingo en la misa especial del cuarto centenario
Cientos de personas llenaron la iglesia del Cardenal este domingo en la misa especial del cuarto centenario

monforte / la voz

«Dentro de cuatrocientos años nosotros no estaremos, pero seguro que este magnífico edificio sí». El deseo es de Javier Agudo, sacerdote escolapio y gerente de la fundación que dirige el colegio del Cardenal, que intervino ayer al final de la misa con la que terminó la conmemoración del cuarto centenario de la consagración de la iglesia que está en el centro de este edificio histórico, el monumento y símbolo por excelencia de Monforte junto con la torre medieval de San Vicente. La conmemoración de los primeros cuatro siglos de la iglesia llega en un año muy especial para este edificio monumental. En este 2019 se cumplen también un siglo desde que terminaron las obras de construcción del ala norte del colegio. Y es además el año en que por fin ha empezado el proceso para declararlo bien de interés cultural (BIC).

Más de trescientas personas llenaron a rebosar la iglesia en la misa que empezó ayer a las doce del mediodía, justo cuatrocientos años después de aquel otro oficio religioso que el 4 de agosto de 1619 tuvo como testigo al séptimo conde de Lemos Pedro Fernández de Castro, sobrino nieto del cardenal Rodrigo de Castro, el impulsor de la construcción del colegio. Estaba previsto que la misa de ayer fuese oficiada por el obispo de Lugo, pero José Carrasco tuvo que renunciar en el último momento a acudir a Monforte por culpa de una lumbalgia. En su lugar, dirigió el oficio religioso el vicario del obispado, Mario Vázquez. En las primeras filas, siguieron la misa el alcalde de Monforte y presidente de la Diputación, José Tomé, y el conselleiro de Industria, el monfortino Francisco Conde.

Cientos de personas llenaron la iglesia del Cardenal este domingo en la misa especial del cuarto centenario
Cientos de personas llenaron la iglesia del Cardenal este domingo en la misa especial del cuarto centenario

Al final de la misa, cantada por la coral municipal de Monforte, intervino Javier Agudo para dar las gracias a todos los que colaboraron y participaron en los actos de conmemoración de este cuarto centenario, que empezaron el viernes con una mesa redonda con las especialistas que trabajan en el expediente de la declaración del colegio como BIC. En ese acto estuvo presente el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, que explicó que el procedimiento para la declaracion BIC pretende ayudar a que el colegio «siga tendo un papel fundamental tanto en Monforte coma no patrimonio de todos os galegos».

Con el procedimiento todavía en una fase inicial, el colegio del Cardenal todavía no es oficialmente bien de interés cultura. En todo caso, ya se le aplica el régimen de protección que establece la Lei do Patrimonio cultural de Galicia para los monumentos que tienen esta consideración legal.

Un cuadro y el fondo original de la custodia

La declaración del colegio del cardenal como bien de interés cultural fue solicitada en el 2016 por la fundación propietaria de este edificio, que forma parte de los bienes de los escolapios, la orden religiosa que dirige el colegio desde 1873. La fundación se encarga de la conservación del monumento y en los últimos años ha llevado a cabo algunos trabajos de restauración para recuperar algunas obras de arte que se encontraban en un estado de conservación deficiente.

La penúltima de estas restauraciones terminó hace apenas unos meses, con la conmemoración del cuarto centenario ya a la vista. Consistió en la rehabilitación de un cuadro al óleo con la imagen de san Francisco de Borja que data de 1666. Se trata de una de las contadas piezas artísticas que se conservan de la antigua comunidad jesuita de Monforte, la orden que se encargó del colegio tras su apertura en el siglo XVII. La última rehabilitación la desveló ayer mismo Javier Agudo tras la misa. Se trata de la recuperación del fondo original de la pequeña parte del retablo principal en la que está la custodia.

La construcción del colegio empezó en 1593 y fue una iniciativa personal del cardenal Rodrigo de Castro Osorio, miembro de la familia de los condes de Lemos, que gastó en este proyecto la mayor parte de su fortuna personal. Murió en Sevilla en el 1600 sin ver acabado el edificio, porque las obras principales todavía se prolongarían veinte años más tras su fallecimiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Nosotros dentro de cuatrocientos años no estaremos, pero este edificio sí»