La estrella de David, huella del pasado judío en la torre del Homenaje

Las familias hebreas desempeñaban importantes cargos al servicio de la casa de Lemos cuando se levantó el torreón


monforte

La escasa documentación histórica que se conserva pone de manifiesto que los judíos de Monforte no se concentraban en una zona concreta. Su emplazamiento responde al modelo de otras ciudades: en torno a las puertas de la villa y en las plazas de mercado. Debe matizarse la tan traída creencia de que la judería monfortina se encontraba en la actual rúa Abelardo Baanante, en el pasado rúa Nova y A Calexa. Es cierto que existieron viviendas de semitas allí, pero también residían en otros puntos formando lo que se puede denominar una zona de ámbito judío.

La escasez de fuentes es algo generalizado en lo que se refiere a la historia de los judíos en Galicia. En Monforte, al igual que en la mayoría de las ciudades gallegas, se perdió la mayor parte de la documentación medieval, lo que ha condicionado el conocimiento del alcance que tuvo la presencia hebrea. Pese a esta escasez de fuentes documentales y bibliográficas, existen interesantes datos y noticias hasta hace poco desconocidas sobre la presencia de judíos y judeoconversos monfortinos.

Parece demostrado que durante los siglos X, XI y XII -aunque en este último ya surgieron diferencias- las relaciones entre los semitas y la iglesia fueron buenas en general. En torno a los monasterios solía instalarse una comunidad hebrea que, según el caso, era mayor o menor. La causa de su presencia al amparo de estos cenobios religiosos tenía un buen motivo: aprovechar el movimiento comercial que generaban estos centros monacales.

Las persecuciones que sufrían de almorávides y almohades en el centro-sur peninsular motivó que la llegada de hebreos a Galicia se incrementase durante los siglos XII y XIII. Algunos señores de Lemos tuvieron durante el siglo XIV hebreos en importantes puestos de su casa. Recaudadores o almojarifes [tesoreros] eran cargos desempeñados habitualmente por semitas. Pedro Fernández de Castro, apodado el de la Guerra, tenía de almojarife a don Samuel y de recaudador a don Guilleumo en el año 1334, hermanos pertenecientes a una familia judía asentada en Monforte.

Por otra parte, en la torre del Homenaje, y en su parte más antigua construida entre los siglos XIII y XIV, existen signos lapidarios o marcas de canteros entre los que abunda la estrella de cinco puntas o sello de Salomón. Desde muy antiguo, a este símbolo se la han dado connotaciones judaizantes.

Época de apogeo

La mayoría de las noticias disponibles corresponden al siglo XV, posiblemente el de mayor presencia de familias judías en Monforte. La baja Edad Media fue una etapa en la que España y Portugal se convirtieron en los países de mayor población semita, con notable diferencia respecto al resto de naciones europeas. Los hebreos consideraban entonces a la península ibérica como la tierra prometida y esperada durante siglos.

Los documentos conservados ponen de relieve que los hebreos vivieron mezclados con los cristianos en diversas vías medievales de Monforte. Residían en torno a las puertas de villa y plazas del mercado, por ser la zona donde existía la mayor actividad mercantil. Era algo habitual que se repetía en muchas poblaciones con vecinos judíos.

Las referencias localizadas que aluden a judíos vecinos de Monforte en ocasiones no precisan el lugar donde moraban. En otros casos sí lo indican, siendo en calles y plazas de intramuros y extramuros donde se sitúan esas referencias. Por ejemplo, Ester Judía era vecina de la calle Zapatería en el año 1453, cuando esta era una de las principales vías dentro de murallas.

Un documento posterior, del año 1462, atestigua la persecución a la que estaban sometidos los judíos por parte de algunas instituciones. El Obispado de Lugo, poseedor de diversos bienes en la villa, tenía aforada una casa en la rúa Nova, -hoy Abelardo Baanante- a un tal Ruy Lopes. Enterado de que «éste vendeu et testigos pasan o dito foro et as melloranzas del en Isaque Chamiço», el foro queda sin validez «por vender et traspasar o dito Roy Lopes o dito foro en enphiteosi ca judio et ome de diversa fe da nosa».

Del año 1474 data una nueva noticia sobre una familia judía, formada por Manuel y su mujer Lidica, que tenían casa en la rúa da Herrería. En el año 1488, encontramos a «Boaventura judía», con casa sobre la Carnicería. En un documento de 1496 se cita a «Ventura judía», que tuvo casa en la Plaza del Açouge. Mención aparte merece la familia Gaibor, asentada en la población monfortina por lo menos desde el siglo XV. Era de origen hebreo y, según un documento de la Inquisición de Santiago del año 1580, parece ser que su tronco fue Juan de Gaibor, padre de Jorge de Gaibor, que se bautiza en edad ya avanzada sin duda para evitar la expulsión del año 1492.

Posición relevante

Esta familia de judeoconversos es un ejemplo de que la importancia de los hispano-hebreos se basó más en la relevancia de los puestos que ocuparon que en su número de miembros. Alcaldes de ordinario y mayores, procuradores de la villa, secretarios y mayordomos de familias importantes fueron cargos desempeñados por miembros de familias de cristianos nuevos, en ocasiones procesados por la Inquisición. Monforte fue uno de los principales puntos de Galicia en cuanto a asentamiento de familias conversas. Apellidos como Gaibor, Coronel, Mezquita, De León, de Freytas, Oliveira, Pereira, De Lucena, López Guadalupe, Fonseca, Céspedes, Espinosa, Paz, Núñez o Dávila, son ejemplos de familias de conversos.

Felipe Aira es autor del libro «Judíos y conversos de Monforte de Lemos»

Abelardo Baanante acogía familias judías, pero no era la única calle en la que se asentaban

Las familias monfortinas de judeoconversos fueron perseguidas por la Inquisición

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La estrella de David, huella del pasado judío en la torre del Homenaje