Podemos fracasa en su intento de reactivar sus círculos en Galicia

La premura de las generales obliga a sus dirigentes a aparcar la estrategia municipal


Santiago / La Voz

Fue uno de los argumentos de la campaña con la que Antón Gómez-Reino se presentó a las primarias en las que se hizo con la secretaría xeral de Podemos Galicia. El objetivo principal era reactivas los círculos, ya que el diputado que se enfrentó a Carolina Bescansa acusaba a su predecesora, Carmen Santos, de haber abandonado a las bases y despreocuparse por la movilización social que está en el ADN de Podemos. Por eso también la dirección autonómica entrante puso en marcha un nuevo proceso electoral interno para recuperar la figura de los secretarios locales en los ayuntamientos en los que la formación morada tiene más presencia. Fueron elegidos en 25 localidades que coinciden, más o menos, con los lugares en los que Podemos sigue teniendo círculos activos; es decir, grupos de inscritos que se reúnen regularmente para opinar, debatir y acordar cuestiones referentes a la actualidad política.

Oficialmente hay 25 círculos. Son los que figuran en el mapa de la web de Podemos y están localizados en Oleiros, A Coruña, Arteixo, Santiago, Arzúa, Teo, Viveiro, Foz, Lalín, Chantada, Ribeira, Vilanova, Vilagarcía, Sanxenxo, Pontevedra, Lugo, Monforte, Vigo centro, Vigo oeste, Baiona, Gondomar, O Barco, Ribeira Sacra, Ourense y O Carballiño. Pero los datos no están del todo actualizados, porque en algunos de ellos lo cierto es que no hay actividad en la actualidad, mientras que otros como el de Ames, que sí permanece activo, no figura en el listado. Hubo algunos que estaban en hibernación y que se reactivaron a raíz de las próximas convocatorias electorales, como los de Ordes, Cangas, Ribadavia o Carballo, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos esa actividad se circunscribe a las redes sociales y no a las reuniones físicas de sus miembros, que es la esencia de los círculos.

En el 2014 había un centenar de círculos activos en Galicia que un año después se quedaron en la mitad y que ahora sobreviven solo en aquellas ciudades y villas en las que Podemos tiene más fuerza, con una estructura orgánica consolidada.

El objetivo de recuperar los círculos fracasó. En parte, tiene que ver con la convocatoria de las elecciones generales, que tiene a los dirigentes de Podemos más ocupados en poner en marcha la campaña electoral en la que su propio secretario xeral, Gómez-Reino, se juega su permanencia en el Congreso, que en generar una estructura local pensada para las municipales. Pero se debe también a que los momentos son otros y a que aquella efervescencia social hace tiempo que se desinfló.

Podemos prevé presentar candidaturas a las municipales en medio centenar de municipios. El divorcio de sus socios nacionalistas le obligará a hacerlo en solitario, y difícilmente logrará elaborar candidaturas sin redes de apoyo en el ámbito local.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Podemos fracasa en su intento de reactivar sus círculos en Galicia