Las raíces de los chopos levantan el piso en el Parque dos Condes

La brigada municipal de obras tuvo que reponer las losetas en la margen del río


MONFORTE / la voz

Los árboles de gran porte que flanquean el Parque dos Condes en la parte más próxima al río traen de cabeza a la brigada de obras del Ayuntamiento. En los últimos días los operarios municipales tuvieron que reponer la mayor parte del piso del paseo, desde el lugar en que se encuentran las pérgolas en las que se instala el mercadillo de los domingos a la pasarela sobre el Cabe que comunica con la guardería. Las raíces de los chopos situados en la ribera desplazan las losas de su sitio.

El piso en esa parte del paseo permanecía levantado desde hace tiempo como consecuencia de la presión que ejercen las raíces de los árboles. Las losetas estaban rotas en unos tramos y fuera de sitio en otros, con el consiguiente riesgo de caídas. Las raíces de los chopos también habían desplazado los adoquines del paseo que discurre paralelo a las pérgolas en la parte más próxima al río.

Poda a nivel superficial

«El árbol es un ser vivo que crece en la parte que está a la vista y también en la que está bajo la superficie», señala el técnico de Medio Ambiente, Juan Carlos Prado. Bajo su supervisión, se realizó una poda de las raíces superficiales de estos chopos -también denominados álamos blancos- para evitar que los problemas puedan repetirse al menos por una temporada. «Son podas que no afectan al árbol. La raíz de soporte no se ve afectada, solo las pivotantes», detalla el técnico.

Los recortes de las raíces superficiales evitarán el deterioro del pavimento durante un tiempo difícil de concretar, pero según los cálculos municipales no inferior al año y medio. El alcalde, José Tomé, precisó que esta medida se aplica en otros puntos del casco urbano en los que en su día se plantaron árboles ornamentales, también el fin de evitar el deterioro del pavimento por la acción de las raíces.

La poda de las raíces se hizo necesaria, además de en el Parque dos Condes, en los plátanos de la plaza del Campo de San Antonio y en los árboles decorativos que se incluyeron en la urbanización más reciente de la calle Cardenal.

También surgieron problemas por ese motivo en el Campo de San Antonio y

la calle Cardenal

«Los árboles estaban allí antes de hacer el paseo, el problema lo causa el hombre»

ingeniero técnico agrícola, Victoriano Pérez fue responsable de la delegación municipal de medio ambiente en la etapa de Nazario Pin al frente de la alcaldía. Fueron años en los que se realizaron plantaciones de árboles ornamentales en diferentes zonas de Monforte. Recuerda la anécdota de unos compañeros de gobierno municipal que, sin consultarle, trajeron unas palmeras para la plaza de España. «No tardaron una semana en secar», rememora.

-¿Qué hacemos con los árboles del Parque dos Condes?

-Dejarlos. Estaban ahí de toda la vida. Si el piso del paseo fuese de tierra no pasaría nada con las raíces. Muchas veces, es la mano del hombre la que causa los problemas. Los chopos ya estaban cuando se hizo el paseo. Con algo más de sentido común, se evitarían problemas.

-¿Hay que elegir bien los tipos de arbustos al urbanizar calles?

-Hay que evitar árboles que desarrollen mucha raíz de la que no profundiza, porque al crecer actúa contra los obstáculos que encuentra en la superficie. Los tilos que se plantaron en la calle Coruña, por ejemplo, pueden plantear ese problema. Pero con una poda adecuada del árbol también se pueden contener las raíces. La amplitud de las ramas influye sobre el diámetro de la raíz.

-¿Se siente especialmente satisfecho de alguna plantación en su etapa?

-Siempre comento el caso de la calle San Pedro. Allí plantamos árbol de Júpiter en las aceras. Pueden presumir de ser la calle principal de Monforte porque costaron un dineral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las raíces de los chopos levantan el piso en el Parque dos Condes