La administración que repartió un Gordo irrepetible en Monforte

El número 76.254, primer premio en el sorteo del Niño del 2014, sigue siendo uno de los más buscados


monforte / la voz

La administración de Lotería del barrio de la Estación no es una más. «Dimos el premio más grande en la historia de la Lotería en España», presume su actual propietario, Luis César Morais. En enero del 2014, se repartieron allí 120 millones de euros del Gordo del Niño, vendido íntegramente en Monforte. La suerte sonrió entonces al número 76.254, al que está abonado esa sucursal desde hace más de veinte años. Aquel sorteo incluía por vez primera un premio especial de 40 millones de euros para el poseedor de uno de los décimos agraciados, la fracción quinta de la serie 21. Hasta la fecha, nunca más se repitió ese «supergordo».

Luis César Morais se hizo cargo en marzo de este año de la administración que repartió el Gordo del Niño. Es amigo de los anteriores propietarios, que andaban detrás de un traspaso. «Puede sonar raro, pero la venta de lotería quema mucho cuando pasan los años», dice su actual titular. «En épocas de mucha venta, como son las Navidades, es un trabajo muy estresante. Tienes que estar pendiente de los establecimientos colaboradores, de que no se queden sin los números que piden, de la recogida, de cobrar...», explica Morais.

El número 76.254 es prácticamente imposible de adquirir en ventanilla. Hay que buscarlo entre los establecimientos que lo tienen reservado, bares fundamentalmente que en algunos casos lo juegan en todos los sorteos del año. «Nunca se había asignado tanto importe en premios como en aquella ocasión, ni se volvió a consignar esa cantidad. Mucha gente sigue confiando en ese número», dice el titular de esta administración monfortina.

No parece fácil que la suerte sonría por partida doble a un mismo número, y menos aún si se trata del Gordo. Pero Morais echa mano de la historia para tentar de nuevo a la fortuna: «Si repasas las estadísticas de la Lotería verás que hay dos números en los que cayó mas de una vez un primer premio».

En los sorteos posteriores al Gordo del Niño del 2014 era fácil ver clientes haciendo cola en la calle para comprar un décimo, a veces con lluvia o bajas temperaturas. Los nuevos propietarios trasladaron la administración al portal de al lado. El Pleno, nombre por el que se la conoce ahora, está en un local climatizado cuya mayor capacidad minimiza las colas cuando la demanda se dispara. El ferrocarril fue a menos y en la Estación la reforma de un negocio es noticia. «Estos años cayeron premios importantes en la provincia. La gente tiene ilusión porque nota que la suerte anda cerca», dicen en la administración que dejó en Monforte una lluvia de millones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La administración que repartió un Gordo irrepetible en Monforte