Flores para la patrona en San Vicente y gaitas en las calles del centro

Monforte celebró el día grande de sus fiestas con la ofrenda floral a la virgen y el Día do Gaiteiro


Monforte

Ofrenda religiosa en el monte San Vicente y música tradicional en las calles del centro. Así se puede resumir el día grande de las fiestas de Monforte, que se encaminan ya hacia su final. La ciudad se echó ayer a la calle en el penúltimo día de fiestas, que iba a terminar con la sesión de fuegos artificiales desde San Vicente y con el concierto de Amaia Montero en la explanada de la Compañía.

El lugar desde el que anoche se iban a disparar los fuegos estaba tomado solo unas horas antes por los asistentes a la misa en honor a la virgen de Montserrat, la única convocatoria con componente religioso de las fiestas de agosto. La misa empezó a las once en la iglesia de San Vicente y una hora más tarde empezó la procesión. Fue igual de corta que siempre, porque el 15 de agosto la cofradía de la Virgen de Montserrat solo hace un pequeño recorrido por lo alto del monte, de la puerta de la iglesia hasta el lateral del aparcamiento pasando por la pequeña plaza ajardinada de la fachada frontal del parador de turismo.

A mitad de recorrido, los costaleros se detuvieron al sol en el costado de la iglesia, junto al panel vegetal colocado allí para que las autoridades y el resto del público colocase las flores de la ofrenda. Como marca la costumbre, los primeros fueron el alcalde, José Tomé, y su esposa. Y después de ellos, depositaron flores los concejales que estaban presentes, del PSOE, del PP y de los no adscritos. Ni el BNG ni Esperta Monforte enviaron ningún representante a este acto. También participaron en la ofrenda representantes de la Policía Local, la Policía Nacional y la Guardia Civil y un oficial del Ejército.

Coplas de ciego

Más o menos a la misma hora en la que le procesión de la virgen devolvía la imagen al interior de la iglesia de San Vicente, empezaba en el centro de Monforte el Día do Gaiteiro. Media docena de grupos, la mayoría locales, recorrerían tocando las calles con mayor concentración de locales de hostelería. Y en la plaza de España, el músico de O Incio Xosé Maceda se transformaba en el Cego da Veneira para cantar coplas satíricas con una zanfona. Ya por la tarde, a las ocho recorrían la calle Cardenal los integrantes de los seis grupos que tomaban parte en la Mostra de Danza e Música Tradicional. La actuaciones empezaron media hora después en una plaza de España abarrotada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Flores para la patrona en San Vicente y gaitas en las calles del centro