Solo once colores para las fachadas del casco histórico

Las viviendas colindantes tienen prohibido pintar con una misma tonalidad


monforte / la voz

Está por ver si tiene carácter obligatorio o si, por el contrario, se queda en una simple guía de recomendaciones. Pero más pronto que tarde estará listo el catálogo de colores encargado por la Xunta al Colexio de Arquitectos de Galicia. Una herramienta para combatir el feísmo urbanístico que los ayuntamientos deberán incorporar a sus respectivas normas. Monforte aparcó el planeamiento general tras tres tramitaciones fallidas. Mientras no salga adelante el plan especial, con el que se anda a vueltas desde 1995, Patrimonio marca las reglas del juego para el casco histórico.

Son once, concretamente, los colores autorizados para el pintado de fachadas en el conjunto histórico: azul claro, calabaza, beis suave, tierra, gris tierra, verde claro, marfil, piedra, vainilla, salmón suave y crema suave. En los zócalos y recercados de puertas y ventanas se admiten otras combinaciones cromáticas pero siempre a partir de ese catálogo. Únicamente se permiten colores más intensos en las carpinterías de las edificaciones. Fuera del ámbito del casco viejo, los servicios urbanísticos municipales no aplican ninguna restricción.

La oficina de rehabilitación, donde se tramitan las solicitudes de ayudas para el casco histórico, dispone unas tablas pintadas con los colores que permite utilizar Patrimonio. De este modo, los propietarios se pueden hacer una idea de cómo quedaría su vivienda antes de tomar una decisión. La elección tiene un segundo condicionante de carácter estético: no puede haber dos casas colindantes que empleen un mismo color.

La redacción del plan especial de protección, reanudada a comienzos de este año, abre la puerta a la realización de modificaciones en las exigencias que se aplican en estos momentos. Los técnicos pueden proponer ahora la supresión o incorporación de colores a la carta que sirve de referencia a Patrimonio. Este catálogo surgió como referencia para el área de rehabilitación integral, pero tras su ampliación sus directrices afectan a más de 2.300 viviendas repartidas por el casco histórico.

Hay dos referencias cromáticas para el pintado de fachadas en el casco histórico. De un lado, los colores y combinaciones permitidas en fachadas, zócalos y recercados de puertas y ventanas (en la imagen de la izquierda). La otra carta de colores disponible en la oficina de rehabilitación sirve de referencia para las carpinterías de las edificaciones. En este último caso se admiten tonalidades más intensas, como el rojo inglés, el verde carruaje, el gris azulado o el marrón tabaco.

Monforte fue, en muchos aspectos, un municipio pionero en Galicia en la inquietud por la homologación de los colores de las edificaciones. En el año 2003 se encargó un primer trabajo al estudio de la arquitecta Teresa Táboas, que más tarde sería conselleira de Vivenda en la etapa del bipartito al frente de la Xunta. Aquel informe sirvió de referencia para los sucesivos planes de pintado de fachadas en las márgenes urbanas del Cabe, que impulsó el Ayuntamiento a través de una línea de subvenciones.

El estudio cromático realizado por el equipo de Teresa Táboas concluía que los colores más adecuados en Monforte eran azules, verdes, marrones y burdeos, debido a su protagonismo «na paisaxe, na vexetación, nos cursos fluviais e na propia arquitectura tradicional, sempre sabia e coherente». Cinco años después, se dio un paso adelante al llegar a un acuerdo con la casa Procolor para catalogar, a través de muestra de mortero de las viviendas más antiguas, los colores tradicionales de Monforte.

Conclusiones desconocidas

Nunca nada más se supo sin embargo de esta última investigación, que iba a ser el referente del plan especial para poner orden en el caos cromático del conjunto histórico. La tabla de colores que se permiten utilizar en el casco viejo no se inspira en ninguno de esos dos estudios. Fue la propia oficina municipal de rehabilitación la que realizó un trabajo a pequeña escala para que las autorizaciones de Patrimonio se ajustasen al menos en cierta medida a la estética tradicional de las viviendas de Monforte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Solo once colores para las fachadas del casco histórico