Terminado el plan Life Oso Courel, buscan cómo darle continuidad

Francisco Albo
francisco albo QUIROGA / LA VOZ

FOLGOSO DO COUREL

FUNDACIÓN OSO PARDO

En total se plantaron 107.000 árboles frutales para proporcionar una fuente de alimento a los animales

05 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El pasado 30 de abril terminaron las plantaciones de especies frutales realizadas dentro del plan Life para la conservación del oso pardo en los municipios de Folgoso do Courel, Quiroga, Samos, Triacastela, As Nogais y Pedrafita do Cebreiro. La intervención corrió a cargo de la Fundación Oso Pardo (FOP), que promovió el plan en colaboración con la Asociación Galega de Custodia do Territorio (AGCT) y la Consellería de Medio Ambiente. En total, según indican desde la fundación, se han plantado en este territorio 107.000 árboles y arbustos cuyos frutos sirven de alimento a los osos. Por otro lado, hace poco concluyó el reparto gratuito de 160 pastores eléctricos entre los apicultores de estos municipios para que protejan sus colmenas de los ataques de los osos. Con ello concluyen todas las actuaciones que estaban previstas en este plan europeo, iniciado a finales del 2016.

Las entidades que desarrollaron el plan, según indican desde la FOP, estudiarán ahora fórmulas con el fin de darle continuidad en los próximos años. «Los planes Life son concedidos por la Comisión Europea para una sola vez y por lo tanto no podremos tener una segunda edición, pero para que sea realmente efectivo hay que seguir trabajando y vamos a buscar financiación para realizar nuevas actuaciones», señalan. «La Xunta seguirá actuando y renovará el plan autonómico de conservación del oso pardo, pero las oenegés que participamos en esta iniciativa también pretendemos continuar actuando en el territorio», añaden.

La FOP, por una lado, tiene previsto seguir vigilando y cuidando las plantaciones de frutales hasta que estén plenamente desarrolladas. Por su parte, la AGCT gestionará varias alvarizas que se adquirieron y restauraron dentro del plan en los municipios de Folgoso do Courel y Triacastela, a fin de darles un uso divulgativo y turístico. «Pero además de esto pretendemos diseñar y realizar nuevas intervenciones en colaboración con algunos colectivos locales que se han interesado por el plan, como la Asociación Galega de Apicultura y la Asociación Serra do Courel, y seguramente también con la Universidade de Santiago», dicen desde la fundación.

Nuevas acciones que se dirigirán en buena parte a fomentar la convivencia con la especie

Por ahora, las entidades privadas que promovieron el plan Life Oso Courel no han decidido en qué consistirán concretamente las nuevas actuaciones con las que se pretende dar continuidad al proyecto en el futuro inmediato, pero los responsables apuntan que uno de su principales objetivos consiste en profundizar en las iniciativas de divulgación y de fomento de la convivencia de la población local con el oso pardo. «En los últimos años organizamos varias actividades de este tipo en colaboración con colectivos locales de apicultores y cazadores, y también con los centros de enseñanza, y pensamos que es muy importante seguir avanzando en este sentido», señalan a este respecto desde la FOP.

La Fundación Oso Pardo, por otra parte, está ultimando actualmente un vídeo tutorial -con versiones en castellano y gallego- dirigido a los apicultores a los que se dotó de pastores eléctricos dentro del plan Life Oso Courel, a fin de mostrar cómo utilizar correctamente estos dispositivos y cómo cuidarlos y mantenerlos para prolongar al máximo su vida útil.

«Los efectos de las plantaciones se notarán en unos ocho o diez años»

El biólogo Fernando Ballesteros ha coordinado las actuaciones desarrolladas por la FOP dentro del plan Life Oso Courel.

 -¿Cuándo se notarán los efectos de las plantaciones de frutales?

-Por lo que hemos comprobado en otras zonas donde se hicieron intervenciones de este tipo, como Asturias o Cantabria, se notarán en unos ocho o diez años. Eso es lo que pueden tardar estas especies en empezar a producir frutos en cantidad suficiente como para servir de fuente de alimentación de los osos. El efecto no es inmediato, pero tampoco es un tiempo demasiado largo.

-¿Desde que empezó este plan se ha incrementado la presencia del oso en las sierras lucenses?

-Es muy difícil hacer un seguimiento en una zona con una densidad de población tan baja como esta, y además estos animales se están moviendo constantemente entre Asturias, León y Galicia. No sabemos con certeza si ahora hay más osos que hace unos años, pero lo que sí notamos es que su presencia se ha ido consolidando y expandiendo. Además de los seis municipios donde se ejecutó el plan Life, también se están dejando ver en concellos limítrofes, como Ribas de Sil, y en algunas zonas de Ourense. Es decir, no se puede asegurar que ahora haya más ejemplares, pero está claro que los osos están presentes en un territorio cada vez más extenso y que su presencia es constante a lo largo de todo el año.