Lobos solitarios que asoman a plena luz del día en O Courel

Fotografían un ejemplar en la carretera de Folgoso a Quiroga , cerca del Alto do Boi

El lobo corrió un rato delante del coche hasta perderse por la pista que conduce a Vilar
El lobo corrió un rato delante del coche hasta perderse por la pista que conduce a Vilar

monforte / la voz

Que la población de lobos va en aumento en la sierra de O Courel no es ninguna sorpresa. Hay constancia de la presencia de manadas en el entorno de Rogueira y en la montaña del Lor. Los amantes de la naturaleza que mejor conocen el terreno descubren con frecuencia el rastro de estos animales en el monte. Alguno incluso pudo distinguir a horas intempestivas la estampa huidiza de algún grupo.

Lo que no es habitual es tropezarse con un lobo a las once de la mañana en un cruce de carreteras. Le pasó a Víctor Álvarez y Rebecca Piacentini, dos jóvenes vecinos de Folgoso, en el entronque con la pista de Vilar próximo al Alto do Boi.

Circulaban el pasado viernes en dirección a Quiroga cuando se encontraron el lobo corriendo por la carretera a escasos metros del coche. La foto que atestigua ese encuentro también circula por los móviles de los conocidos de la pareja. Carmen Vergara, teniente de alcalde de Folgoso do Courel, está entre quienes han visto la imagen. Y no le trae, precisamente, buenos recuerdos. Hace poco más de tres meses uno de estos lobos solitarios se llevó a su perro para devorarlo en una incursión nocturna.

Las historias de lobos forman parte desde tiempo inmemorial del imaginario colectivo en las montañas de O Courel. Lo llamativo para los vecinos es la creciente presencia de ejemplares que van por libre, al margen de la manada. «Tropezar cun lobo a pleno sol, sen que haxa unha batida de caza cerca ou algo que o faga fuxir, non o veño moi normal. Se andan en grupo, dificilmente buscan zonas habitadas», apunta Carmen Vergara.

«Cada vez hai más lobos fóra da manada. Algo pasa e ao mellor debían mirar por que pasa», añade. Ella denunció a Medio Ambiente el ataque que sufrió su perro en plena calle en la capitalidad de municipio en abril de este año. Lo había dejado a la entrada de la casa y cuando volvió a salir tras escuchar sus ladridos ya no estaba. Los restos del perro aparecieron días después cerca del lugar junto a restos de pelo y excrementos de lobo.

Los lobos que actúan fuera de la manada fueron expulsados de ella por algún motivo. Por la competencia entre los machos o alguna otra circunstancia que desaconseja su presencia. Marcos Rodríguez, el famoso niño lobo de Sierra Morena, suele señalar cuando lo entrevistan que estos animales expulsan a los individuos que por su comportamiento no se integran en el grupo.

Más problemas para cazar

«En solitario teñen moitos máis problemas para alimentarse. Non é o mesmo atacar en manada a un xabaril que facelo indo por libre», apunta el biólogo, guía y buen conocedor de O Courel Guillermo Díaz.

«Tamén carroñean algo e se andan sós e máis fácil que se acheguen a zonas habitadas para buscar alimento. Noutras zonas, tamén se deron casos de cans atacados polo lobo», explica.

Aunque la población de lobo se afianza en la sierra, Díaz considera que la estampa de un lobo corriendo por una carretera a plena luz del día «non é moi usual». «Habería que ver se o grupo estaba cerca ou se tivo que abandonar a seu refuxio, pero é raro ver un lobo solto polo día», dice sobre el ejemplar fotografiado en el Alto do Boi.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Lobos solitarios que asoman a plena luz del día en O Courel