El turismo rural de O Courel, a la expectativa de la fase 3

Los establecimientos del municipio están reciendo peticiones de reservas, pero en su mayoría son de clientes de fuera de la provincia de Lugo

Instalaciones del alojamiento de turismo rural A Cabaniña, que tiene previsto reabrir el próximo día 12
Instalaciones del alojamiento de turismo rural A Cabaniña, que tiene previsto reabrir el próximo día 12

Los alojamientos de turismo rural del municipio de Folgoso do Courel se disponen a retomar sus actividad tras el largo paréntesis de cierre causado por el estado de alarma sanitaria, pero por ahora estos negocios están muy condicionados por la posibilidad de que se autoricen los desplazamientos interprovinciales. «Os visitantes que temos normalmente veñen na súa maioría doutras provincias, sobre todo de Pontevedra e A Coruña, e coas reservas que se están facendo agora pasa o mesmo», señala la alcaldesa Dolores Castro. «A reanudación da actividade destes establecementos depende moitísimo de que poidan vir clientes doutras provincias, que esperamos que sexa a partir da semana próxima», añade.

En los últimos días, la cuenta de Facebook del Ayuntamiento fue anunciando la reapertura de los establecimientos Casa Roca, Casa Aurora, Casa Valín, Casa Teixeira y Casa Devesa da Rogueira. «Estes negocios xa están recibindo peticións de reservas, pero practicamente todas son de clientes doutras provincias, e ademais vese que aínda hai moita indecisión porque ten habido casos de anulacións de reservas que xa estaban feitas», señala la regidora.

Otro establecimiento que tiene previsto reabrir en breve plazo —para el próximo día 12— es el hotel rural A Cabaniña, que ya tiene varias reservas efectuadas para este período. «Pero todas estas solicitudes son de fóra da provincia de Lugo, polo que estamos moi pendentes de que se autorice a mobilidade xeográfica para a semana que vén, porque en caso contrario esas reservas poderían cancelarse», explican los responsables del negocio. En lo que respecta a las medidas de seguridad sanitaria, el establecimiento no tendrá problemas para aplicarlas, ya que está formado por varias cabañas independientes con una capacidad máxima para cuatro personas cada una. «Hai zonas comúns, pero os clientes non teñen necesidade de usalas, porque cada cabana conta cunha terraza propia», dicen los dueños. «Os establecementos como o noso teñen menos dificultades que outros que contan con varias habitacións dentro dun mesmo edificio, pero aínda así dependemos totalmente de que se poida viaxar entre provincias», agregan. Por otro lado, todas las reservas efectuadas hasta ahora en A Cabaniña son para parejas, aunque el negocio también puede alojar a grupos familiares.

Por otra parte, varios restaurantes y bares del municipio han ido reabriendo paulatinamente sus puertas en los últimos días. A mediados de mayo aún no se había decidido ninguno a hacerlo. «Primeiro foron abrindo as terrazas e desde a semana pasada algúns tamén comenzaron a recibir clientes no interior dos locais dentro das limitacións que supoñen as normas de seguridade sanitaria», dice a este respecto la alcaldesa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El turismo rural de O Courel, a la expectativa de la fase 3