Los terrenos dañados por la rata topera en la montaña lucense rondan las 1.630 hectáreas

La Consellería de Medio Rural estudia las posibles soluciones para el problema, que afecta a Folgoso do Courel y a otros siete municipios

Un ejemplar de rata topera capturado el pasado noviembre en Triacastela
Un ejemplar de rata topera capturado el pasado noviembre en Triacastela

La superficie afectada durante los últimos meses por la plaga de rata topera en varios municipios de la montaña lucense abarca 1.629,63 hectáreas y comprende 2.995 parcelas, según los datos recogidos por la Consellería de Medio Rural entre los propietarios de los terrenos. Los municipios en los que se ha detectado la presencia de este roedor son los de Folgoso do Courel, Pedrafita do Cebreiro, Samos, Triacastela, Cervantes, As Nogais, Baralla y Navia de Suarna.

Los técnicos de la consellería visitarán de nuevo las áreas afectadas para evaluar el posible tamaño de esta población y estudiar las medidas que se pueden tomar dentro de la normativa legal vigente. En un primer momento, los propios afectados señalaron a la Xunta que las medidas que se puedan tomar no tendrían efecto en períodos de lluvia o nieve, unas condiciones que se dieron desde noviembre hasta final de año. Desde la consellería recuerdan por otro lado que otro episodio de este tipo se registró en varios municipios en el 2010 y que fue atajada «cun principio activo que na actualidade non está autorizado», por lo que apelan «á cautela, á responsabilidade e á prudencia para xestionar este problema».

El personal de la consellería ya trabajó sobre el terreno el pasado noviembre para evaluar los efectos de la proliferación de estos animales en los mencionados municipios. En ese momento, los agricultores y ganaderos afectados se comprometieron a comunicar más datos de la incidencia del problema tras el puente festivo de la Constitución, pero después pidieron que se ampliase el plazo, que fue alargado hasta después de la festividad de Reyes. De este modo, a partir de ahora volverá a haber reuniones con los afectados para actualizar la información y estudiar las posibles soluciones para el problema.

La rata topera (Arvicola scherman) no es una especie invasora, ya que forma parte de la fauna autóctona de la montaña lucense. Si se dan determinadas condiciones, su población puede aumentar por encima de lo normal durante un cierto período. Aunque no tiene ningún parentesco con los topos, su comportamiento es muy similar y puede causar los mismos daños que estos animales en las tierras de cultivo y los prados

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los terrenos dañados por la rata topera en la montaña lucense rondan las 1.630 hectáreas