En helicóptero con Calleja: «Mira, Magdalena, que ando por riba!»

Más de un millón de personas vieron este domingo O Courel desde el aire con Jesús Calleja

Jesús Calleja y Rubina Rodríguez, en el helicóptero
Jesús Calleja y Rubina Rodríguez, en el helicóptero

monforte / la voz

Más de un millón de personas vieron este domingo por televisión el Volando voy dedicado a la Serra do Courel. El hilo argumental de este nuevo capítulo de la serie del aventurero leonés Jesús Calleja era la recuperación de una de las antiguas alvarizas con las que los apicultores protegían sus colmenares de las incursiones de los osos. Decenas de vecinos siguieron en directo el programa en una fiesta organizada en Folgoso do Courel por el Ayuntamiento.

Según los datos de audiencia difundidos esta mañana, el programa fue visto en Cuatro por 1.189.000 espectadores, el 6,9% de la audiencia total de televisión este domingo por la noche. Este programa era el tercero de la quinta temporada de Volando voy, que se estrenó el 13 de octrubre con el Valle de Laciana, en León. Aquel primer programa había tenido 1.189.000 espectadores y un 7,1 % de audiencia. El de la Serra do Courel iguala la cifra total de espectadores del estreno, aunque se queda dos décimas por debajo en porcentaje de audiencia. Este tercer programa sí supera, tanto en audiencia total como relativa, al programa emitido el día 27, dedicado al Geoparque de Granada. También fue el programa más visto del domingo en Cuatro.

Un grupo de vecinos se reunieron este domingo en el Ayuntamiento de Folgoso para ver el programa
Un grupo de vecinos se reunieron este domingo en el Ayuntamiento de Folgoso para ver el programa

Calleja y el resto de su equipo estuvieron en el municipio de Folgoso do Courel el pasado mes de mayo. Previamente habían contactado con los responsables del Ayuntamiento y fueron armando el argumento en el que se basaría el programa. Los guionistas decidieron que tenían que conseguir una alvariza para que la utilizase Julio Ferreiro, un joven de la aldea de Ferreirós de Arriba que ha decidido quedarse en su pueblo y tratar de vivir de la apicultura. Los vecinos ya habìan tenido ocasión de ver en aquel entonces en Folgoso un avance muy completo del episodio, en un acto al que asistieron cientos de personas y del que algunas partes fueron incorporadas al montaje final del capítulo que se pudo ver este domingo. 

Reconstruir una albariza

En el programa, Javier Calleja se declara impresionado por la característica estampa circular de las antiguas albarizas dispersas por todas partes y casi todas abandonadas y rodeadas de bosque o maleza, según los casos. El programa va narrando los pasos de Calleja para tratar de conseguir que alguien les ceda una alvariza que se pueda limpiar para entregársela a Julio Ferreiro. Por el camino, el programa habla en clave positiva de la paulatina vuelta de los osos a estas montañas.

El helicóptero de Calleja sobrevuela una albariza abandonada
El helicóptero de Calleja sobrevuela una albariza abandonada

A lo largo de una hora y diez minutos, Jesús Calleja va entrevistando a vecinos como Evaristo Méndez, de la asociación de vecinos Fonte do Milagre de la aldea de Froxán, o Rubina Rodríguez, una mujer de A Campa que se acaba subiendo en el helicóptero con el conductor del programa. Rubina Rodríguez regala alguno de los momentos más divertidos del programa, como cuando con Calleja a los mandos del helicóptero ella sobrevuela su aldea y dirigiéndose a una vecina le dice a la cámara entusiasmada: «Mira, Magdalena, que ando por riba!».

El mirador de la chantadina Esther Teijeiro

No es la primera vez que Jesús Calleja se fija en el sur de la provincia de Lugo para grabar uno de sus Volando voy. Ya lo hizo en el 2016, cuando centró su foco en la Ribeira Sacra. El programa, que fue emitido en febrero del 2017, tuvo unos índices de audiencia similares al de este domingo sobre la Serra do Courel. En aquel caso, el argumento se centró en la construcción de un mirador en medio del viñedo de la chantadina Esther Teijeiro, la primera viticultora ecológica de Galicia. Los profesionales que trabajan en el sector turístico de la Ribeira Sacra coinciden en que el programa ayudó a consolidar esa zona como destino.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

En helicóptero con Calleja: «Mira, Magdalena, que ando por riba!»