La Ruta de las Aldeas Paleozoicas, un nuevo recurso para el geoparque

Francisco Albo
francisco albo QUIROGA / LA VOZ

FOLGOSO DO COUREL

El itinerario fue presentado en un congreso internacional que se celebra esta semana en Andalucía

26 sep 2019 . Actualizado a las 18:51 h.

En el municipio sevillano de Cazalla de la Sierra se celebra esta semana la decimoquinta Conferencia Europea de Geoparques, que reúne a más de quinientos representantes de diversos países. El geoparque Montañas do Courel participa por primera vez como tal en este congreso y lo hace presentando un proyecto que se pondrá en marcha durante el último trimestre sel año. Se trata de la llamada Ruta de las Aldeas Paleozoicas, un itinerario turístico que unirá seis localidades situadas en espacios de especial interés geológico.

El proyecto fue presentado ayer -última jornada del congreso- por el geólogo Daniel Ballesteros y por Martín Alemparte, gerente del grupo de desarrollo local Ribeira Sacra-O Courel. La nueva ruta pasará por las aldeas de Céramo, Froxán, Seceda -pertenecientes al municipio de Folgoso do Courel-, Campodola, A Seara -en Quiroga- y Moreiras de Abaixo, en Ribas de Sil. Todas ellas tienen en común el hecho de encontrarse en terrenos muy antiguos, formados en diferentes etapas de la Era Paleozoica a lo largo de cientos de millones de años. «En todas estas aldeas hay viviendas y otras construcciones tradicionales que fueron edificadas con piedras características de cada uno esos períodos, por lo que representan muy bien la relación de la humanidad con la geología paleozoica, que precisamente es la estrategia básica del geoparque», explica Alemparte. En algunos lugares también se pueden ver fósiles propios de esas etapas.

Zonas BIC

Los responsables del proyecto señalan por otro lado que dos de las localidades incluidas en este itinerario -Froxán y Seceda, ambas en O Courel- cuentan desde hace tiempo con la categoría de bien de interés cultural por el hecho de constituir importantes conjuntos de arquitectura tradicional. «Además, en algunos de estos lugares hay alvarizas construidas con piedra seca, una técnica que fue reconocida hace poco por la Unesco como patrimonio inmaterial de la humanidad», apunta Alemparte.