Los productores de castaña, en vilo por la meteorología y la avispilla

La falta de lluvia y el efecto de la plaga causan incertidumbre ante la próxima cosecha

Una suelta de parásitos de la especie Torymus sinensis en un castaño para combatir el efecto destructivo de la avispilla
Una suelta de parásitos de la especie Torymus sinensis en un castaño para combatir el efecto destructivo de la avispilla

monforte / la voz

«Estes días estou mirando máis a predición do tempo que a miña conta no banco», dice Miguel Areán, responsable de la empresa chantadina Castañas Naiciña. Su preocupación con la situación meteorológica, como la de otros productores del sur lucense, se debe a que la cosecha de este año -las dos anteriores fueron muy negativas- depende en gran medida de que lo que llueva o no llueva en los próximos días y semanas. «Se chove o suficiente, no mellor dos casos poderemos ter unha colleita normal, pero en ningún caso vai poder considerarse como boa», añade Areán.

El empresario señala a este respecto que en los últimos meses los soutos han seguido sufriendo los efectos destructivos de la avispa o avispilla del castaño. Las sueltas masivas del parásito Torymus sinensis -la única arma biológica conocida contra esta especie invasora- realizadas por la Consellería de Medio Rural, según Areán, todavía no consiguieron frenar la plaga. «Hai probas de que o Torymus se está afianzando en varias partes de Galicia, pero sería un pouco atrevido dicir que esta intervención foi un éxito total», comenta. A esto se añaden las raras condiciones meteorológicas que se han registrado en lo que va de año. «Por sorte, en agosto non fixo moito calor e choveu un pouco, o que permitiu aos castiñeiros manter o seu vigor vexetativo, pero no que levamos de setembro non choveu nada e é algo que está facendo moita falta», agrega.

En similares términos se expresa Verónica Núñez, de la empresa Caurelor, que tiene sus castaños en la sierra de O Courel. «Ata dentro de quince ou vinte días non saberemos como poderá ser esta colleita, pero o efecto da avespiña fíxose notar moito e a falta de chuvia desta temporada non está axudando moito», señala. La alcaldesa de Folgoso do Courel, Dolores Castro, apunta por su parte que la presencia de la avispa del castaño se hizo notar mucho en este territorio durante los pasados meses. «Aumentou moito dun ano para a outro e está facendo moito dano a pesar de que o noso municipio é un dos que tiveron máis soltas de Torymus en toda Galicia», explica. «Por outro lado temos o problema da falta de auga desta temporada, que esperamos que se mitigue un pouco coas chuvias que anuncian para os próximos días», agrega.

Varios años de espera

Antonio Rigueiro, ingeniero de montes y director de la Estación Científica do Courel, dice por su parte que ha notado que esta temporada los erizos de la castaña presentan un tamaño pequeño en diversas zonas del sur lucense. «Como di o refrán, o que quere a castaña en agosto é arder e en setembro beber, e a meteoroloxía non se está mostrando moi favorable», señala. En cuando a la avispa del castaño -agrega- «a miña impresión persoal é que xa se está notando un pouco o efecto das soltas de Torymus, pero por agora non é suficiente». De todas maneras, Rigueiro piensa que para que esta lucha biológica sea efectiva habrá que esperar un tiempo. «En Italia conseguiron recuperarse despois da praga grazas ao Torymus, pero para iso houbo que estar facendo soltas durante cinco ou seis anos seguidos e en Galicia levamos menos tempo usando esta técnica», apostilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los productores de castaña, en vilo por la meteorología y la avispilla