Barranquismo sin basura ni gritos en los tesoros naturales de O Courel

El geoparque pone condiciones para compatibilizar esta actividad en auge con la conservación de los ecosistemas

Participantes en el encuentro de O Courel, en el barranco del río Carballido
Participantes en el encuentro de O Courel, en el barranco del río Carballido

monforte / la voz

Las sesenta plazas que se ofrecían antes del encuentro de barranquistas de este fin de semana en Folgoso do Courel se quedaron cortas nada más abrirse la inscripción. La avalancha de peticiones de dentro y fuera de Galicia obligó a los organizadores, el geoparque Montañas do Courel, a abrir la mano y permitir la participación de otras veinte personas. Los cañones en los que se llevan a cabo estos descensos, previo permiso de la Consellería de Medio Ambiente, esconden valiosa información geológica, botánica y zoológica. El geoparque quiere compartirla con los aficionados la aventura, pero a cambio les pide sentidiño.

El geoparque Montañas do Courel hizo coincidir esas jornadas con la presentación de una guía de quince rutas de diferentes grados de dificultad que se testaron durante el encuentro de barranquistas. «Nos interesa conocer su parecer, porque creemos que para los aficionados es muy interesante disponer de un conjunto tan variado de barrancos equipados para descensos en un área geográfica tan reducida», dicen los organizadores. Esa riqueza entraña también ciertos riesgos para e medio, que el geoparque trata de evitar mediante un catálogo de buenas prácticas.

Estas recomendaciones aparecen recogidas en su web y están en la línea de la guía para el visitante que acaban de editar la Fundación Oso Pardo, la asociación Serra do Courel, la Asociación Galega de Custodia del Territorio, la Estación Científica do Courel, la sociedad micológica Lucus, la Fundación Uxío Novoneyra y varios científicos y especialistas. «Cualquier alteración en el medio puede influir tanto en los animales y plantas que viven allí como en el resto de elementos que componen un ecosistema y su diversidad», señalan los responsables del geoparque, zona declarada de especial conservación en la Red Natura 2000.

El barranquismo se practica en lugares especialmente sensibles y los aficionados a esta práctica deben seguir por ello una serie de recomendaciones encaminadas a la protección de los ecosistemas. No dejar desperdicios, no recolectar flores o plantas, mirar lo que se pisa y evitar ruidos son algunas pautas básicas. La web de Montañas do Courel aconseja además no apartarse de los recorridos permitidos en la guía y respetar puertas y vallados de las fincas particulares.

Puntos habituales de vertido

«Ten que haber algunhas regras porque senón arrásase con todo», opina Guillermo Díaz, coordinador del albergue turístico de Quiroga y uno de los mejores conocedores de la zona. Las barrancos de los ríos fueron durante mucho tiempo, según apunta, «o vertedoiro onde ía parar todo tipo de lixo». La práctica del barranquismo puede contribuir ahora a la limpieza de estos lugares de difícil accesibilidad.

La organización del encuentro celebrado este fin de semana en Folgoso do Courel gratificó la recogida de basura por parte de los escaladores con la entrega de productos gastronómicos típicos de la zona. «Sacamos muchas botellas de plásticos, cámaras de bicicletas... También vimos alguna rueda de las grandes, pero con ella a cuestas no había forma de salir», explica Simón Abuín, uno de los participantes en el encuentro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Barranquismo sin basura ni gritos en los tesoros naturales de O Courel