«Ardeu en agosto, pero tamén en setembro»

FOLGOSO DO COUREL

Roi Fernández

O Courel celebró asó media tonelada de castañas en su fiesta anual, a pesar de que ha sido un año malísimo en los soutos

04 nov 2017 . Actualizado a las 20:43 h.

No, el titular no habla de incendios, sino de castañas. Como las que ayer probaron los cientos de personas que acudieron a Seoane para participar en la Festa da Castaña do Courel. El 2017 ha sido un año horrible y la producción de los soutos ha caido en picado, pero aún así el Ayuntamiento de Folgoso consiguió asar media tonelada en la fiesta. «E haber hai máis se fai falta», aseguraba ayer junto al fuego Manuel Arias, uno de los asadores oficiales de este certamen que ayer cumplió treinta años.

En O Courel hay castañas más que suficientes para atender la demanda de esta fiesta, pero no para abastecer el mercado. El propio Manuel Arias confirma que este año la producción ha caído drásticamente. Él calcula que los soutos de O Courel no habrán dado este año más que una quinta parte de lo habitual.

Para explicar las causas, Manuel Arias echa mano de ese refrán con vocación de manual de instrucciones que dice que la castaña tiene que arder en agosto y beber en septiembre. «E ardeu en agosto, pero tamén ardeu en setembro, esta vez foi todo arder e nada de beber», explica con sorna. El año ya había empezado con mal pie, porque las heladas de abril estropearon la floración y después de aquello los castaños tuvieron que regenerarse y volver a empezar.