La granizada arruinó la cosecha en más de 70 hectáreas de la ribera de Chantada

CHANTADA

Enrique Rojo y Uxío Lorenzana

Los bodegueros y viticultores afectados se reúnen para reclamar la declaración de zona catastrófica

17 jun 2021 . Actualizado a las 15:40 h.

Los bodegueros y viticultores propietarios de los viñedos que arrasó la granizada en San Fiz pedirán al Ayuntamiento de Chantada que solicite para esa ribera la declaración de zona catastrófica. Los afectados tienen previsto mantener una reunión a última hora de la tarde en la que solicitarán la presencia de responsables municipales. De momento, no se les trasladó ninguna comunicación oficial por parte del Ayuntamiento sobre las medidas que puedan adoptarse para compensar los daños. A título particular, recibieron llamadas de concejales de diferentes partidos de la corporación municipal interesándose por las pérdidas.

En la ribera en la que descargó el pedrisco tienen viñas las bodegas de Ribeira Sacra Amedo, Viña Ribada, Os Cipreses y Castrofiz. La tormenta también afectó, aunque en menor medida, a viñedos propiedad de Vía Romana. En esa zona hay otros dos productores que comercializan vino fuera de la denominación de origen y buen número de viticultores que tienen en la comercialización de la uva una fuente de ingresos.

A ambos lados de la carretera que atraviesa esta ladera del Miño, a pocos kilómetros de la localidad de Chantada, se reparten alrededor de 80 hectáreas de viñedo, de las que se calcula que perdieron la práctica totalidad de la cosecha en una superficie de entre 70 y 75 hectáreas. Solo se salvó parte de la cosecha de uva en las viñas más próximas al cauce del Miño, en las proximidades de la desembocadura del río Asma.