Monforte, Carballedo y O Incio revisan los bienes que inscribió la Iglesia

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

CHANTADA

Una de las iglesias de Chantada que figuran en la lista de inmatriculaciones
Una de las iglesias de Chantada que figuran en la lista de inmatriculaciones ROI FERNÁNDEZ

La lista incluye templos, fincas rústicas y urbanas, viviendas y algún local comercial

23 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Tres de los seis municipios del sur de la provincia en los que se llevaron a cabo inmatriculaciones por parte de la Iglesia católica al amparo de la reforma de la ley hipotecaria impulsada por el Gobierno de Aznar solicitaron la revisión de esas altas. Los alcaldes de Monforte, Carballedo y O Incio encomendaron a los respectivos secretarios la comprobación de los bienes inscritos en el registro por la Diócesis de Lugo entre los años 1996 y 2015. En todos los casos, el objetivo es detectar si existe alguna propiedad que pueda formar parte del inventario municipal.

De las 1.062 inmatriculaciones realizadas en ese período en Lugo, un total de 239 se reparten entre Chantada (100), Carballedo (62), O Incio (49), Taboada (23), Monforte (3) y Bóveda (3). Las altas de bienes de la iglesia en esos seis municipios son aproximadamente un 25% de las registradas en la provincia. Chantada es con diferencia el concello en el que se registraron más bienes a nombre de la diócesis.

De las 239 inmatriculaciones que se contabilizan en el sur lucense, 236 propiedades fueron inscritas con el único aval de una «certificación eclesiástica». Solo en cuatro casos se aportó un título de propiedad. Estas inscripciones corresponden a una finca rústica situada en Bóveda, a un piso de la avenida de Lugo en Taboada, y a un piso con vivienda y un local comercial en el municipio de Carballedo.

Por Chantada censura la fórmula del certificado eclesiástico en una moción en la que pide que ese Ayuntamiento compruebe las altas registradas en ese municipio por si en algún caso procediese recurrir por la vía legal su inscripción. La reforma impulsada por el Gobierno de Aznar, denuncia este partido, «equipara aos diocesanos con notarios, de forma que un bispo pode certificarse a si mesmo que é o propietario un inmble atendendo ao que el diga».

En el listado de Chantada aparecen gran cantidad de fincas rústicas, terrenos con viviendas y edificaciones de carácter religioso entre las que se citan explícitamente las iglesias de Carballeira, Santiago de Requeixo y San Vicente de Argozón.

Dos fincas en A Parte

El Gobierno hizo pública el pasado mes de febrero la relación de bienes inmatriculados por la Iglesia entre 1996 y 2015. El alcalde de Monforte, José Tomé, tenía previsto solicitar un informe jurídico sobre las altas en este municipio antes de que trascendiese la lista. Finalmente, solo aparecen tres fincas rústicas, dos de ellas en la parroquia de A Parte. Tomé indicó, no obstante, que la comprobación se llevará a la práctica de todos modos.

El listado de inmatriculaciones es más nutrido y variopinto en Carballedo. Entre las 64 altas priman los terrenos con edificios de uso religioso, pero también figuran fincas con vivienda, un piso e incluso un local comercial. El alcalde, Julio Yebra, encargó al secretario un informe sobre las propiedades que se dieron de alta. Según confirmó, el Ayuntamiento recibió quejas vecinales por el estado ruinoso en el que se encontrarían algunas edificaciones que están inscritas como patrimonio eclesiástico.

Héctor Corujo, alcalde de O Incio, explica que en ese municipio está siendo cotejada la lista para comprobar si hay algún error. Allí se inmatricularon más de veinte iglesias y varias capillas y casas rectorales.