La fábrica de galletas de Chantada sigue activa a pesar de la pandemia

francico albo CHANTADA / LA VOZ

CHANTADA

La empresa Lugar da Veiga tiene incluso una demanda algo mayor en Galicia

10 abr 2020 . Actualizado a las 09:56 h.

Entre las empresas que permanecen activas durante el período de alarma sanitaria en el sur lucense figura una de la que han conseguido más notoriedad en este territorio en los últimos años. La firma Lugar da Veiga -conocida por su marca Galletas Mariñeiras- mantiene a pleno funcionamiento sus instalaciones en el polígono industrial de Chantada. Además de encuadrarse en uno de los sectores considerados como esenciales, la demanda de este producto no ha decaído a consecuencia de la pandemia, sino que además ha experimentado un ligero incremento en las últimas semanas por lo que respecta al mercado gallego, según indica Xosé Lois Lamazares, gerente de la empresa.

La firma emplea actualmente a 83 personas, todas las cuales continúan acudiendo a diario a sus puestos de trabajo. «Seguimos funcionando cunha normalidade case total», comenta Lamazares. Lo que ha cambiado a causa de la alarma sanitaria es la organización de los turnos. «O que fixemos foi repartir a xente doutra maneira para que haxa menos persoas traballando na fábrica de cada vez e para que resulte máis fácil seguir as normas de distanciamento», explica a este respecto el gerente. De esta forma, ahora el trabajo se hace en tres turnos, uno de los cuales -el de la noche- es más corto que los otros dos. La actividad diaria, sumando los tres turnos, es de veintidós horas.

En cuanto a las normas de seguridad alimentaria y sanitaria que se observan durante los procesos de elaboración y envasado dice por otra parte Lamazares, la situación actual no ha supuesto grandes cambios con respecto al modo habitual de trabajar. «As normas que seguíamos xa eran moi estrictas nese sentido, como en todas as industrias do sector alimentario, e agora continuan sendo praticamente as mesmas que antes», apunta.

La empresa chantadina tampoco ha notado grandes cambios en lo que respecta al suministro de materias primas y a la distribución de sus productos en el mercado. «Os transportes seguen funcionando con normalidade e o único que cambiou é que as normas de acceso ás instalacións por parte de xente que vén de fóra son bastante más ríxidas que antes», dice Xosé Lois Lamazazares. Al igual que venía sucediendo antes de la declaración del estado de alarma, la mayor parte de la producción de Lugar da Veiga se distribuye en diferentes localidades de Galicia y Portugal.

Incertidumbre sobre los planes de ampliación y el futuro a medio y largo plazo

Si bien los responsables de Lugar da Veiga no cuentan con que produzcan cambios importantes en su actividad a corto plazo, no ocurre lo mismo con las previsiones a medio y largo plazo, según explica el gerente de la empresa. «Hai moita incerteza sobre o que pode suceder coa economía cando termine o estado de alarma e non temos forma de sabemos como nos poderá afectar todo o que poida suceder despois», comenta Xosé Lois Lamazares.

La firma tampoco sabe por ahora lo que ocurrirá con los planes de ampliación de las instalaciones que prepara desde hace tiempo. Entre los próximos meses de mayo y junio, la empresa tenía previsto iniciar las obras de construcción de una nueva nave en el parque industrial de Chantada para hacer frente a los problemas que supone el incremento de carga de trabajo que ha experimentado en los últimos años. Para poder atender a la demanda creciente fue necesario -además de aumentar el personal- establecer turnos de noche, ya que sus instalaciones actuales no cuentan con capacidad suficiente para realizar todo el trabajo necesario durante el día.

Las nuevas instalaciones tendrán la finalidad de acoger el trabajo que ahora se lleva a cabo en horario diurno y más adelante llegar a duplicar la producción anual de la empresa. «Seguimos tramitando os permisos para eecutar as obras, pero non sabemos cando e como se poderán facer», dice Lamazares.