La suciedad empaña en Chantada el legado del arquitecto Manuel Gallego

El exterior de la Casa de Cultura ofrece un aspecto poco acorde con su importancia


chantada / la voz

La rehabilitación de la Casa de Cultura de Chantada figura entre las obras más señaladas de Manuel Gallego Jorreto, recientemente distinguido por el Ministerio de Fomento con el Premio Nacional de Arquitectura por el conjunto de su obra. Sin embargo, el aspecto que ofrece actualmente el exterior del edificio no concuerda con su importancia. Un espacio situado en el lateral del inmueble que da a la plaza del Cantón sirve -según todos los indicios- como un improvisado retrete y está ensuciado con excrementos y desperdicios.

El edificio, denominado tradicionalmente Casona de Lemos, está considerado como el más antiguo de la localidad y, de acuerdo con la documentación histórica, data de mediados del siglo XVI. La obra de reforma trazada y dirigida por Manuel Gallego ha sido elogiada reiteradamente por haber preservado los principalmentes elementos de la identidad histórica del inmueble, combinándolos con el diseño de nuevos espacios para cumplir sus actuales funciones. Aproximadamente en la misma época, el arquitecto llevó a cabo otra de sus más conocidas intervenciones, la construcción del Museo de Belas Artes de A Coruña, en la que se recuperó una parte del antiguo convento de las clarisas capuchinas.

La Casa de Cultura chantadina no es el único legado arquitectónico de Manuel Gallego en el sur lucense, ya que el arquitecto también diseñó el edificio de la piscina climatizada de este mismo municipio, construido entre el 2001 y el 2002. El lugar en el que se levantó fue elegido en su momento por el propio arquitecto.

Influencia en Monforte

Por otra parte, aunque no es de su autoría, también lleva su impronta el edificio de la Confederación Hidrográfica en Monforte, levantado en 1984. El arquitecto que lo trazó, José María Alonso Aparicio, reconoció que su diseño estuvo influido por el de un conjunto de viviendas unifamiliares que Gallego construyó entre 1977 y 1979 en el municipio coruñés de Carballo.

Las mencionadas construcciones están considerados como los elementos más destacados de la arquitectura contemporánea existentes en el sur lucense, junto con otro edificio situado en el municipio de Chantada, el de la central hidroeléctrica de Belesar, levantado a comienzos de los años 60 por el arquitecto Juan Castañón y el arquitecto Luciano Yordi de Carricarte. En la misma categoría figura asimismo la iglesia de Cruz do Incio, diseñada por el arquitecto José Luis Fernández del Amo y construida entre entre 1961 y 1963.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La suciedad empaña en Chantada el legado del arquitecto Manuel Gallego