Malestar en Castro de Carballedo por las manchas de alquitrán que dejan las obras de la carretera

Carlos Cortés
Carlos Cortés CHANTADA / LA VOZ

CARBALLEDO

Uno de los charcos con alquitrán que dejaron las obras en Castro de Carballedo
Uno de los charcos con alquitrán que dejaron las obras en Castro de Carballedo

La plataforma de asociaciones de vecinos de Carballedo avisan a la Diputación para que reclame más cuidado a la empresa que se encarga de los trabajos

03 jul 2021 . Actualizado a las 16:13 h.

La plataforma de asociaciones de vecinos del municipio de Carballedo pide a la Diputación que revise la forma en la que se está llevando a cabo la mejora del firme de la carretera de A Barrela a Os Peares. Aseguran que a los problemas que provoca el exceso de gravilla suelta se le suma ahora la suciedad provocada por el alquitrán en el pueblo de Castro. Las asociaciones quieren hacer público lo que está pasando para que la información llegue a la Diputación. Creen que los responsables de este organismo público deberían dirigirse a la empresa que se encarga de estas obras para que ponga más cuidado en el trabajo.

Esta plataforma de asociaciones de Carballedo se puso en marcha recientemente, precisamente para reivindicar ante la Diputación la reparación urgente de algunas de las carreteras provinciales que pasan por este municipio. Según las asociaciones, la de A Barrela a Os Peares era precisamente una de las que estaba en peor estado. La Diputación atendió estas quejas y las obras empezaron hace unos días, pero los usuarios habituales de este vial se quejan de cómo se están realizando. La gravilla suelta fue el primer problema que detectaron. Las deficiencias en el asfaltado en Castro es el segundo,

Las obras llegaron este viernes al tramo que pasa por Castro de Carballedo y la asociación de vecinos de este pueblo decidió avisar a la Guardia Civil para que levantase acta del estado en que quedaba la carretera. El problema es el exceso de líquido en el chapapote utilizado en la reparación, que se escurrió fuera de la calzada y dejó grandes manchas en espacios públicos y en las entradas a algunas casas. En la asociación aseguran que solo la existencia de rejillas de alcantarillado frente a las entradas a las viviendas impidió que el líquido se colase dentro de las propiedades de algunos vecinos.