Una poda polémica en una plaza pintada y filmada por artistas célebres

La Fundación Xavier Pousa critica una intervención en los robles de la localidad de Buciños, en Carballedo


CHANTADA / LA VOZ

La reciente poda de unos robles centenarios en el campo de la fiesta de Buciños -en el municipio de Carballedo- ha provocado las críticas de la Fundación Xavier Pousa, que preserva el legado del pintor pontevedrés de este nombre, y de la familia del escultor Manuel Buciños, oriunda de esta parroquia. María Jesús García, hermana del escultor, señala que el artista está «moi desgustado» por el efecto que ha tenido esta poda en el paisaje de esta localidad, donde tiene una casa. «Non estamos en contra de que se saneen as árbores, pero entendemos que este traballo non se fixo co coidado debido e agora o lugar está irrecoñecible», dice. «Nun sitio de tanto valor como este, ese labor debería encargarse a un paisaxista ou a un enxeñeiro forestal», añade. La hermana del escultor dice también que espera que «as árbores non cheguen a secar despois desa poda tan drástica».

María Jesús García, que criticó la intervención en las redes sociales, señala a este respecto que el campo de la fiesta de Buciños fue pintado por los artistas Xavier Pousa y Xaime Quessada, que visitaron el lugar repetidas veces por su amistad con el escultor de Carballedo. La plaza, añade, es además uno de los escenarios en los que se rodó la película La ley de la frontera, dirigida por el cineasta argentino Adolfo Aristarain y estrenada en 1995.

Por su parte, la Fundación Xavier Pousa se hizo eco de estas críticas en su cuenta de Facebook. «Se Pousa levanta a cabeza sentiríase como ela, con rabia e impotencia ante feitos xa consumados», dicen los responsables de la entidad, que también publicaron una reproducción del cuadro Praza de Buciños, en el que el artista -fallecido en diciembre del 2001- pintó los árboles ahora recién podados.

El alcalde de Carballedo, Julio Yebra, dice por su parte que la poda fue llevada a cabo por una empresa especializada y encargada por el Ayuntamiento a petición de la asociación vecinal de Buciños y de varios vecinos que solicitaron a título particular esta medida. «Fíxose ademais por razóns de tipo legal, porque as pólas dos carballos acalzaran un tamaño moi grande e había o risco de que acabasen caendo sobre as casas próximas», afirma. El regidor dice asimismo que la intervención no ha dañado los árboles, sino que contribuirá a su conservación, «porque na situación en que estaban podían acabar por romperse ou secarse».

Julio Yebra considera por otro lado que «o que se fixo na praza de Buciños é unha poda como moitas outras que se fan todos os días en moitas partes de Galicia e que son algo completamente normal».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una poda polémica en una plaza pintada y filmada por artistas célebres