Un muerto y 17 heridos en un choque de un turismo y un microbús en Bóveda

El coche que conducía la víctima mortal impactó contra el autocar, que volvía de una boda


lugo / la voz

Una colisión entre un microbús con una veintena de personas y un turismo en el corredor entre Sarria y Monforte, a la altura del concello de Bóveda, causó la muerte del conductor y único ocupante del utilitario, Isaac González, de 36 años y vecino de Monforte, y heridas a 17 personas que viajaban en el autocar.

El suceso se produjo alrededor de las ocho de la mañana, cuando el microbús regresaba de Chantada con personas que volvían a un hotel de Sarria tras asistir a la boda de un familiar. El Opel Astra circulaba en dirección a Monforte y presuntamente invadió el carril contrario hasta impactar con el vehículo de transporte. La colisión fue violenta y provocó que el microbús fuera dando bandazos hasta detenerse al golpear contra la bionda del lado contrario al de su marcha.

El conductor del utilitario murió en el acto y fue preciso realizar tareas de excarcelación, en las que participaron los bomberos del parque comarcal de Sarria, para liberar el cuerpo.

El lugar del suceso es una recta, aunque se trata de un tramo en el que a primera hora de la mañana suele haber problemas de visibilidad, tanto como consecuencia del reflejo del sol como de la niebla. Los responsables de la investigación están analizando lo sucedido y estudian varias hipótesis sobre la causa del siniestro, entre las que se encuentra una posible distracción del conductor del utilitario.

Gran confusión

Los instantes siguientes al impacto fueron de gran confusión, sobre todo hasta que los ocupantes del bus se percataron de que estaban todos bien y de que las heridas de todos ellos parecían no revestir gravedad. Intentaron ayudar al conductor del otro vehículo, pero no lograron moverlo. Al lugar del accidente acudió un amplio dispositivo de emergencia en el que participaron efectivos sanitarios con varias ambulancias y un helicóptero, Guardia Civil y bomberos.

Los heridos fueron evacuados a varios centros hospitalarios de la zona. Un de ellos, cuyas heridas parecían revestir una mayor gravedad, fue trasladado en helicóptero al Hospital Clínico Universitario de Santiago, donde permanecía a última hora de ayer en observación, aunque en principio no se temía por su vida.

Los asistentes a la boda viajaban en dos autobuses, el micro salió primero y detrás partió uno grande que, en lugar de viajar por el corredor, lo hizo por la antigua carretera entre Monforte y Sarria. La angustia se apoderó de los viajeros del segundo vehículo cuando conocieron lo sucedido, aunque ya les informaron que no había ningún herido de gravedad. La mayoría de ocupantes del segundo bus se bajaron en Sarria y el conductor y algunos familiares y amigos de los ocupantes del microbús regresaron a recoger al resto de pasajeros. El accidente generó una gran preocupación en la comarca, ya que la pareja de recién casados reside en la zona.

La presencia de los vehículos en la calzada obligó a que el corredor permaneciera cerrado alrededor de una hora. Los agentes abrieron un carril al tráfico para restablecer la normalidad.

«Nos sentimos seguros gracias a la conductora», dicen los ocupantes del bus

Los ocupantes de los primeros asientos vieron perfectamente cómo ocurrieron los hechos y al recordarlos más tarde no dudaron en explicar que, tras los primeros momentos de confusión, se sintieron seguros «en todo momento gracias a la manera de actuar de la conductora». Las alabanzas que dedicaron a la mujer que pilotaba el vehículo se centran esencialmente en el control que aseguran que mantuvo en todo momento, a pesar de lo complicado de la situación, reduciendo la velocidad para controlar mejor el transporte y echándose lo máximo posible hacia su lado derecho, tanto que hasta fue rozando con la bionda durante varios metros para tratar de evitar el choque.

El mayor impacto

El impacto más fuerte se produjo precisamente contra el lugar que ocupaba la conductora, que como consecuencia del golpe sufre una fisura en la cadera. Los ocupantes del vehículo de transporte que peor lo pasaron fueron los que viajaban las primeras filas de asientos, que pudieron seguir en todo momento la evolución del accidente.

El fallecido, Isaac González, era muy conocido en la comarca. Trabajaba en una empresa relacionada con la madera en el Concello de O Incio, muy cerca del lugar en el que se produjo el accidente, y residía en Monforte. Será incinerado este mediodía y a las 17 horas se celebrará una misa en su memoria en la iglesia de San Antonio. Tenía 36 años y deja un hijo pequeño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

Un muerto y 17 heridos en un choque de un turismo y un microbús en Bóveda