Un 18% más de viajeros este año en los catamaranes de la Ribeira Sacra

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

CEDIDA

Los usuarios pasaron de 51.420 a los 60.413 de la campaña que acaba de cerrarse

11 dic 2023 . Actualizado a las 18:24 h.

La temporada de rutas fluviales por la Ribeira Sacra en las embarcaciones pertenecientes a la Diputación de Lugo se cierra con cerca de 9.000 viajeros más que los contabilizados en el 2022. Los catamaranes con base en los embarcaderos de Ponte do Sil y del pueblo de Belesar transportaron a 60.413 pasajeros entre el 1 de abril de este año, fecha de inicio de la campaña, y el pasado domingo, cuando se dio por cerrada tras el puente festivo de diciembre. El incremento de la demanda es de un 18% con respecto al pasado ejercicio, en el que se registraron 51.420 usuarios.

Pilar García Porto, responsable de Promoción do Territorio e Turismo, dio a conocer este lunes el último balance de actividad de los catamaranes que gestiona la Diputación en el sur de Lugo. Las cifras constituyen, según su valoración, «un novo éxito» que pone de manifiesto que las políticas de este organismo en materia de turismo «son as que funcionan». García Porto considera que los datos son especialmente relevantes en el contexto un territorio declarado reserva de la biosfera por la Unesco. «Apostar por un turismo de calidade, de proximidade e non masificado ao longo de todo o ano, é o camiño», señala.

La temporada de rutas turísticas en catamarán que acaba de concluir fue inaugurada el sábado 1 de abril por el presidente de la Diputación de Lugo, José Tomé. En aquel momento había cerca de 12.000 reservas confirmadas, de las que 1.500 eran para el puente de la pasada Semana Santa. La campaña del 2023 se presentó en el embarcadero en el que tienen su base el catamarán del cañón del Sil, que vuelve a ser con mucha diferencia la ruta de la Ribeira Sacra más solicitada por los turistas. Del náutico de Ponte do Sil, situado dentro del municipio de Monforte, salieron 46.147 viajeros, cerca del 80% del total. Fueron 39.929 personas las que se decantaron en el 2022 por el recorrido fluvial que discurre por el embalse de Santo Estevo.

Un mes sin poder salir

Por segundo año consecutivo, la ruta por el Miño etiquetada como Cabo do Mundo se vio afectada por las obras de mantenimiento de Naturgy en el embalse de Os Peares. La bajada del nivel de agua motivó este otoño que los catamaranes con base en el pueblo de Belesar estuviesen sin salir durante algo más de un mes. En el 2022, el cierre de la campaña se había adelantado por ese mismo motivo al 9 de octubre. Las rutas por el Miño concluyen este año con 14.226 viajeros, 2.775 más que en la temporada turística anterior.

Las rutas fluviales de la Diputación, destaca García Porto, «están a ser ano tras ano un motor moi importante de atracción turística para a provincia de Lugo e especialmente para a Ribeira Sacra». «Producen —añade— un efecto multiplicador en termos de aoxamento e de consumo, contribuíndo así de forma directa á dinamización da hostalería, do turismo e do comercio».

Parejas y pequeños grupos de amigos y familiares, casi siempre con más de 55 años

Entre el sábado día 2 y el domingo 10 de diciembre, con motivo del puente de la Constitución, los catamaranes navegaron a diario en horario de mañana y tarde. Según los datos facilitados por la Diputación, durante el paréntesis festivo con el que se clausuró la campaña de rutas fluviales se contabilizaron 1.071 viajeros. Del total, 858 realizaron el recorrido por el cañón del Sil y 213 optaron por la embarcación que navega desde Belesar por el embalse de Os Peares.

El balance de la Diputación ofrece, además de las cifras de usuarios, algunas pinceladas sobre el perfil más habitual de los viajeros que acuden a conocer la Ribeira Sacra a través de las rutas fluviales. «Pódese dicir que predominou a asistencia en parellas e pequenos grupos de familias ou amigos», informa el área de Turismo de la institución provincial. Por edades, en las estadísticas son mayoría los viajeros de 55 o más años.

Por provincias

Por provincias, detalla la Diputación, las principales procedencias de los viajeros de los catamaranes son —por ese orden— Lugo, Pontevedra, Madrid y A Coruña. También tienen una presencia destacada los usuarios procedentes de Asturias y, entre los extranjeros, los turistas portugueses.